Las deudas de la AFA

Cada vez más plata y cada vez más pobres: las deudas de la AFA, club por club

En la última década, y pese al ingreso del FPT, la deuda de los clubes con la AFA creció en un 473%; entretelones de un descontrol


La AFA es el Fondo Monetario de los clubes argentinos. En los últimos 10 años, prestó una montaña de dinero en forma de adelantos televisivos, canje de cheques, pago de embargos y hasta sueldos atrasados de los futbolistas profesionales. Como la Asociación siempre entregó divisas sin interés y nunca se preocupó por la devolución de los fondos, terminó desfinanciada. Las cuentas muestran que en abril de este año los clubes afiliados le debían a la AFA algo más de 985 millones. La cifra implica una mejora de alrededor de 25 millones en relación con el rojo que exhibían las cuentas de los clubes con la casa madre del fútbol argentino el año pasado, en el que los compromisos superaron los 1000 millones y habían aumentado cerca de cinco veces (473%) con respecto a 2006. Hace una década, los clubes debían algo más de 176 millones a la AFA.
Los números también muestran que el Fútbol Para Todos, cuyo objetivo era fortalecer las economías de los clubes, fracasó en el intento. No consiguió que las instituciones dejaran de alimentarse de la AFA. En 2009, el rojo de los clubes con la Asociación era de 348 millones (un incremento del 27% con relación a 2008). Al 31 de diciembre de 2010, a un año y cuatro meses de instalado el programa que llevó el ingreso por los derechos televisivos de 268 a 600 millones anuales, la deuda global de los clubes con la AFA había crecido un 38% y se ubicaba en los 479 millones.

El club que más se endeudó con la AFA desde 2006 fue Independiente: $ 100 millones

Ayudar a los clubes en problemas económicos fue una herramienta de Julio Humberto Grondona para amasar poder. El histórico presidente de la AFA atendía a todos los dirigentes que se presentaran en su despacho. Grandes, chicos y medianos. El gen grondonista está impregnado en los clubes que más compromisos contrajeron con la casa del fútbol. El primero es Independiente, que hoy le debe a la AFA siete veces más que en 2006. Julio Comparada, primero; Javier Cantero, después, y Hugo Moyano, desde julio de 2014, contribuyeron a que los Rojos hoy le deban a la AFA 100 millones. El número, es cierto, se redujo en los primeros meses de este año: en 2015 se había elevado hasta un récord de 106 millones.

El segundo en el ranking de los deudores es Argentinos Juniors, el club del actual presidente de la AFA: Luis Segura, un histórico aliado de Grondona. El sucesor de Don Julio se mantuvo al frente de los Bichos Colorados de 2002 a 2015. Salvo en 2011, siempre aumentó su deuda con la AFA. El atraso de 98 millones que hoy tiene el club implica un incremento de 25 veces en una década. El descenso a la B Nacional, consumado en abril de 2014, provocó que el club necesitara la ayuda de la AFA: ese año su deuda aumentó un 55%. Al año siguiente, 2015, ya con el objetivo de regresar a la elite, volvería a recibir una mano de la tesorería afista: el impago trepó hasta rozar los 74 millones.
El tercer escalón del podio de deudores es para Banfield, con algo más de 85 millones en compromisos atrasados con la casa del fútbol. Se sustenta en un salto del 193% ocurrido en 2015, cuando regresó a primera y pasó de deberle a la AFA 27,5 millones a casi 81 millones. ¿Qué ocurrió? Después del insólito descenso del Taladro en 2012, que culminó además en acefalía dirigencial y en cesación total de pagos, a la deuda contraída en la gestión Portell con la AFA se le agregaron dos ítems: uno, la ayuda financiera para resurgir de las cenizas y pagar las deudas anteriores. Su presidente, Eduardo Spinosa, dice: "Si Grondona no auxiliaba a nuestro club, desaparecíamos. Era imposible salir adelante. Fue de gran ayuda junto a un plan de salvataje financiero que resultó exitoso". Por otro lado en 2014 se pasaron deudas por cheques viejos canjeados a la cuenta corriente. Por eso quedó formalizado el pasivo tan elevado, ya que tener cheques de canje es pasivo no formalizado o reconocido. Además, Spinosa defiende su gestión: "Toda la ayuda de AFA la utilizamos para pagar deudas viejas luego del desastre que heredamos". Más abajo en el listado de deudores aparece Quilmes, club que padece por estos días la obligación de tener que devolver parte de los millones que le prestaron. El plan de desendeudamiento aprobado por la AFA lo impacta de lleno: al Cervecero le descuentan 674.000 de los $ 3,5 millones mensuales de la TV. Esta sangría inesperada (porque era costumbre que el dinero adelantado o prestado por la AFA nunca se devolvía) provoca efectos colaterales: el plantel profesional hace cuatro meses que no cobra y decidió no entrenarse hasta que no aparezca una solución. En la última década, el rojo de Quilmes con la AFA se multiplicó por diez. Dos de los máximos responsables de la situación actual fueron Aníbal Fernández, el jefe de Gabinete del kirchnerismo que firmó el Fútbol Para Todos, y José Luis Meiszner, el canciller de Grondona, que llegó a ser secretario general de la Conmebol y está implicado por Estados Unidos en el escándalo de corrupción y lavado de dinero conocido como FIFAgate.

El segundo club grande en la nómina de morosos es San Lorenzo, con 50 millones de deuda. El Ciclón incrementó siete veces su dependencia económica de la AFA en la última década. El caso azulgrana tiene dos explicaciones: primero, la ayuda financiera que recibió Rafael Savino en su último año como presidente del club, en 2009. Esa temporada, San Lorenzo acrecentó su deuda con la AFA en un 80%. En agosto de 2012, Matías Lammens y Marcelo Tinelli se hicieron cargo del club y comenzaron con un progresivo desendeudamiento, que estabilizó las cuentas del club y lo independizó financieramente. En 2016, sin embargo, la deuda con la AFA saltó de los 24 millones a los 50 millones actuales. "Se sinceró todo. Desde la deuda existente hasta el canje de cheques", afirman desde la comisión directiva que encabeza Lammens. River es un caso aparte. Gracias al fuerte ingreso de divisas en el último año (campeón de la Copa Libertadores 2015, vendió jugadores por montos varias veces millonarios en dólares), liquidó el saldo de su cuenta corriente con la AFA en 2016 y es uno de los pocos clubes que pueden jactarse de ser acreedores de la casa matriz del fútbol argentino. En la última década, sin embargo, la situación no fue tan alentadora. En 2013, un año después de regresar a primera, la deuda llegó a los 83 millones. Fue la última temporada con Daniel Passarella como presidente. En 2010, el primer año del Káiser en el poder, River se endeudó como nunca antes con la AFA: las ayudas económicas subieron un 108%. Al año siguiente, en 2011, River se iría al descenso.

River es un caso aparte: con los ingresos por la Libertadores 2015, liquidó sus cuentas y es acreedor

Boca, por su parte, también afronta sus compromisos impagos con la AFA: de los 30 millones que le debía a la AFA en 2015, ahora tiene 10 millones, según las cuentas oficiales a abril de 2016. El único gran salto que muestra la evolución histórica de sus compromisos con la AFA en la última década se da en 2009, con Jorge Amor Ameal como presidente. De 184.627 que Boca debía en 2009 saltó a 16.728.983, un incremento del 8961%.
Pese a la inflación acumulada en los últimos diez años, Racing le debe hoy a la AFA menos que hace una década. Empezó con 11,4 millones, cuando todavía estaba administrado por Blanquiceleste. Pasó por el órgano fiduciario, primero, y después volvió a los socios. Tocó un pico de 23 millones de deuda con AFA en 2013, pero fue acomodando sus números hasta llegar a la situación actual.
Si las cifras anteriores dan idea de la dependencia de la Primera División de la AFA, la situación se agrava entre los clubes de ascenso, algunos de los cuales aumentaron su dependencia financiera con la Asociación más de cien veces en la última década. La primera institución de la B Nacional que aparece en el ranking de deudores es Chacarita, con casi 35 millones impagos y un crecimiento de casi diez veces en los últimos diez años. Por debajo suyo está All Boys, que debe algo más de 33 millones, pero cuyo rojo creció casi cincuenta veces desde 2006.
Acassuso (B Metropolitana) y El Porvenir (Primera D) son dos casos paradigmáticos. Los referentes políticos de ambos (Javier Marín y Enrique Merelas, respectivamente) pertenecían al círculo áulico de Grondona. Esa lealtad puede ser una de las explicaciones por las que Acassuso haya incrementado ¡101 veces! su deuda con la AFA desde 2006. Y por la que El Porvenir, que milita en la última de las categorías, le deba a la AFA más que cualquier equipo de la Primera C y casi todos los de la B Metropolitana. En esa tercera categoría del fútbol argentino hay otros clubes que también se beneficiaron de las ayudas de la AFA: Deportivo Merlo (debe hoy 33 veces más que hace diez años) y Barracas Central (20 veces más).
“¿Qué es lo que pueden encontrar si revisan los libros de los clubes? ¡Deudas!”, anticipó Aníbal Fernández en una entrevista televisiva de 2015. No le faltaba razón. La AFA, que aprendió con Grondona a hacer política con la caja, puede dar fe de ello. Aunque tanta ayuda financiera haya provocado su propia desfinanciación. Y la haya dejado al borde del default por primera vez en su historia.
[b]En el conteo final, sólo 30 de los 170 clubes tienen saldo positivo[/b]


Cada vez más plata y cada vez más pobres: las deudas de la AFA, club por club

En la última década, y pese al ingreso del FPT, la deuda de los clubes con la AFA creció en un 473%; entretelones de un descontrol


La AFA es el Fondo Monetario de los clubes argentinos. En los últimos 10 años, prestó una montaña de dinero en forma de adelantos televisivos, canje de cheques, pago de embargos y hasta sueldos atrasados de los futbolistas profesionales. Como la Asociación siempre entregó divisas sin interés y nunca se preocupó por la devolución de los fondos, terminó desfinanciada. Las cuentas muestran que en abril de este año los clubes afiliados le debían a la AFA algo más de $ 985 millones.
La cifra implica una mejora de alrededor de $ 25 millones en relación con el rojo que exhibían las cuentas de los clubes con la casa madre del fútbol argentino el año pasado, en el que los compromisos superaron los $ 1000 millones y habían aumentado cerca de cinco veces (473%) con respecto a 2006. Hace una década, los clubes debían algo más de $ 176 millones a la AFA.
Los números también muestran que el Fútbol Para Todos, cuyo objetivo era fortalecer las economías de los clubes, fracasó en el intento. No consiguió que las instituciones dejaran de alimentarse de la AFA. En 2009, el rojo de los clubes con la Asociación era de $ 348 millones (un incremento del 27% con relación a 2008). Al 31 de diciembre de 2010, a un año y cuatro meses de instalado el programa que llevó el ingreso por los derechos televisivos de $ 268 a $ 600 millones anuales, la deuda global de los clubes con la AFA había crecido un 38% y se ubicaba en los $ 479 millones.

El club que más se endeudó con la AFA desde 2006 fue Independiente: $ 100 millones

Ayudar a los clubes en problemas económicos fue una herramienta de Julio Humberto Grondona para amasar poder. El histórico presidente de la AFA atendía a todos los dirigentes que se presentaran en su despacho. Grandes, chicos y medianos. El gen grondonista está impregnado en los clubes que más compromisos contrajeron con la casa del fútbol. El primero es Independiente, que hoy le debe a la AFA siete veces más que en 2006. Julio Comparada, primero; Javier Cantero, después, y Hugo Moyano, desde julio de 2014, contribuyeron a que los Rojos hoy le deban a la AFA $ 100 millones. El número, es cierto, se redujo en los primeros meses de este año: en 2015 se había elevado hasta un récord de $ 106 millones.

El segundo en el ranking de los deudores es Argentinos Juniors, el club del actual presidente de la AFA: Luis Segura, un histórico aliado de Grondona. El sucesor de Don Julio se mantuvo al frente de los Bichos Colorados de 2002 a 2015. Salvo en 2011, siempre aumentó su deuda con la AFA. El atraso de $ 98 millones que hoy tiene el club implica un incremento de 25 veces en una década. El descenso a la B Nacional, consumado en abril de 2014, provocó que el club necesitara la ayuda de la AFA: ese año su deuda aumentó un 55%. Al año siguiente, 2015, ya con el objetivo de regresar a la elite, volvería a recibir una mano de la tesorería afista: el impago trepó hasta rozar los $ 74 millones.
El tercer escalón del podio de deudores es para Banfield, con algo más de $ 85 millones en compromisos atrasados con la casa del fútbol. Se sustenta en un salto del 193% ocurrido en 2015, cuando regresó a primera y pasó de deberle a la AFA $ 27,5 millones a casi $ 81 millones. ¿Qué ocurrió? Después del insólito descenso del Taladro en 2012, que culminó además en acefalía dirigencial y en cesación total de pagos, a la deuda contraída en la gestión Portell con la AFA se le agregaron dos ítems: uno, la ayuda financiera para resurgir de las cenizas y pagar las deudas anteriores. Su presidente, Eduardo Spinosa, dice: “Si Grondona no auxiliaba a nuestro club, desaparecíamos. Era imposible salir adelante. Fue de gran ayuda junto a un plan de salvataje financiero que resultó exitoso”. Por otro lado en 2014 se pasaron deudas por cheques viejos canjeados a la cuenta corriente. Por eso quedó formalizado el pasivo tan elevado, ya que tener cheques de canje es pasivo no formalizado o reconocido. Además, Spinosa defiende su gestión: “Toda la ayuda de AFA la utilizamos para pagar deudas viejas luego del desastre que heredamos”.
Más abajo en el listado de deudores aparece Quilmes, club que padece por estos días la obligación de tener que devolver parte de los millones que le prestaron. El plan de desendeudamiento aprobado por la AFA lo impacta de lleno: al Cervecero le descuentan $ 674.000 de los $ 3,5 millones mensuales de la TV. Esta sangría inesperada (porque era costumbre que el dinero adelantado o prestado por la AFA nunca se devolvía) provoca efectos colaterales: el plantel profesional hace cuatro meses que no cobra y decidió no entrenarse hasta que no aparezca una solución. En la última década, el rojo de Quilmes con la AFA se multiplicó por diez. Dos de los máximos responsables de la situación actual fueron Aníbal Fernández, el jefe de Gabinete del kirchnerismo que firmó el Fútbol Para Todos, y José Luis Meiszner, el canciller de Grondona, que llegó a ser secretario general de la Conmebol y está implicado por Estados Unidos en el escándalo de corrupción y lavado de dinero conocido como FIFAgate.

El segundo club grande en la nómina de morosos es San Lorenzo, con $ 50 millones de deuda. El Ciclón incrementó siete veces su dependencia económica de la AFA en la última década. El caso azulgrana tiene dos explicaciones: primero, la ayuda financiera que recibió Rafael Savino en su último año como presidente del club, en 2009. Esa temporada, San Lorenzo acrecentó su deuda con la AFA en un 80%. En agosto de 2012, Matías Lammens y Marcelo Tinelli se hicieron cargo del club y comenzaron con un progresivo desendeudamiento, que estabilizó las cuentas del club y lo independizó financieramente. En 2016, sin embargo, la deuda con la AFA saltó de los $ 24 millones a los $ 50 millones actuales. “Se sinceró todo. Desde la deuda existente hasta el canje de cheques”, afirman desde la comisión directiva que encabeza Lammens.
River es un caso aparte. Gracias al fuerte ingreso de divisas en el último año (campeón de la Copa Libertadores 2015, vendió jugadores por montos varias veces millonarios en dólares), liquidó el saldo de su cuenta corriente con la AFA en 2016 y es uno de los pocos clubes que pueden jactarse de ser acreedores de la casa matriz del fútbol argentino. En la última década, sin embargo, la situación no fue tan alentadora. En 2013, un año después de regresar a primera, la deuda llegó a los $ 83 millones. Fue la última temporada con Daniel Passarella como presidente. En 2010, el primer año del Káiser en el poder, River se endeudó como nunca antes con la AFA: las ayudas económicas subieron un 108%. Al año siguiente, en 2011, River se iría al descenso.

River es un caso aparte: con los ingresos por la Libertadores 2015, liquidó sus cuentas y es acreedor

Boca, por su parte, también afronta sus compromisos impagos con la AFA: de los $ 30 millones que le debía a la AFA en 2015, ahora tiene $ 10 millones, según las cuentas oficiales a abril de 2016. El único gran salto que muestra la evolución histórica de sus compromisos con la AFA en la última década se da en 2009, con Jorge Amor Ameal como presidente. De $ 184.627 que Boca debía en 2009 saltó a $ 16.728.983, un incremento del 8961%.
Pese a la inflación acumulada en los últimos diez años, Racing le debe hoy a la AFA menos que hace una década. Empezó con $ 11,4 millones, cuando todavía estaba administrado por Blanquiceleste. Pasó por el órgano fiduciario, primero, y después volvió a los socios. Tocó un pico de $ 23 millones de deuda con AFA en 2013, pero fue acomodando sus números hasta llegar a la situación actual.
Si las cifras anteriores dan idea de la dependencia de la Primera División de la AFA, la situación se agrava entre los clubes de ascenso, algunos de los cuales aumentaron su dependencia financiera con la Asociación más de cien veces en la última década. La primera institución de la B Nacional que aparece en el ranking de deudores es Chacarita, con casi $ 35 millones impagos y un crecimiento de casi diez veces en los últimos diez años. Por debajo suyo está All Boys, que debe algo más de $ 33 millones, pero cuyo rojo creció casi cincuenta veces desde 2006.
Acassuso (B Metropolitana) y El Porvenir (Primera D) son dos casos paradigmáticos. Los referentes políticos de ambos (Javier Marín y Enrique Merelas, respectivamente) pertenecían al círculo áulico de Grondona. Esa lealtad puede ser una de las explicaciones por las que Acassuso haya incrementado ¡101 veces! su deuda con la AFA desde 2006. Y por la que El Porvenir, que milita en la última de las categorías, le deba a la AFA más que cualquier equipo de la Primera C y casi todos los de la B Metropolitana. En esa tercera categoría del fútbol argentino hay otros clubes que también se beneficiaron de las ayudas de la AFA: Deportivo Merlo (debe hoy 33 veces más que hace diez años) y Barracas Central (20 veces más).
“¿Qué es lo que pueden encontrar si revisan los libros de los clubes? ¡Deudas!”, anticipó Aníbal Fernández en una entrevista televisiva de 2015. No le faltaba razón. La AFA, que aprendió con Grondona a hacer política con la caja, puede dar fe de ello. Aunque tanta ayuda financiera haya provocado su propia desfinanciación. Y la haya dejado al borde del default por primera vez en su historia.
[b]En el conteo final, sólo 30 de los 170 clubes tienen saldo positivo[/b]


3 Likes

jodeme, el supervoca que tiene todo en orden le debe guita y River, es acreedor?
:lol:

9 Likes

Gran gestión económica del viejo. Después putean

3 Likes

Y no podemos traer un refuerzo como la gente…

Ah! y el Colectivero es el mayor acreedor de AFA. De no creer!.

3 Likes

Vamos rodo carajo usted si que es diabólico :lol:

Porque crees que Moyano quiere se presidente.

Que mierda hace Chaco For Ever como acreedor :lol:, estamos mejor que boca jaja

Hay que reconocer que cuando se fue Passarella se debia hasta la luz y el agua y no es joda, no cobraban hace meses los empleados del estadio y entraban cheques vencidos que habia que pagar si o si y la gestion Donofrio reacomodo toda la institucion, si bien renegamos con los refuerzos en la parte institucional fue impecable sin dudas.

5 Likes

Lo que no entiendo es por que si bajamos la deuda en afa de unos 90 millones y los cheques de 220 millones a unos 80 como sigue subiendo el pasivo, se sigue endeudando con fondos privados?

1 Like

Que alivio para Rodo que haya salido esta nota, se debe sentir superman.

Somos acreedores por los precios que nos pone en las entradas (?), dale viejo choto, copate con los precios del segundo semestre

Le financiamos la campaña a voca…

4 Likes

Mira el ‘‘club modelo’’ lanus…

3 Likes

El pasivo puede estar en moneda extranjera, y con la devaluación ir escalando por si mismo. O por la mora en el pago de cuotas o intereses. No es necesario tomar más deuda para incrementar el pasivo.

Por otra parte, hay otro tipo de pasivos que son contables, pero que son obligaciones a hacer (ej: un acuerdo de publicidad, constituye una deuda con Adidas de usar su indumentaria), y que se van devengando con el tiempo, sin significar un flujo negativo de fondos.

Igual, seguramente también exista el componente de refinanciación de deuda que la haga crecer. Solo digo que este puede no ser el único motivo del incremento del pasivo.

2 Likes

River es acreedor? 8|

No la esperaba la verdad.

Teniendo en cuenta esto: tanto nos cuesta traer jugadores de renombre?
No puede ser que sin deudas tengamos que ir siempre por la resaca de los equipos.

1 Like

Acreedor de AFA. Esto no quiere decir que no tenga deudas con otras instituciones, como bancos, otros clubes, jugadores, personal, proveedores, etc.

10 millones de pesos no es ni un millon de dolares, numero insignificante en el presupuesto que manejan river o boca.

Independiente esta hecho mierda, no se como mierda se mantienen en primera

Que River sea acreedor es una caricia al alma. Puto viejo del culo menos mal que estas haciendo las cosas bien.

5 Likes

Como llego a ser River acreedor de la AFA?

Que alguien me corrija, hablo desde la ignorancia total.
Si salta que debemos mucho a entidades privadas no sería para agarrarlos del cuello?
Digo, por ahí mejor bajar ese tipo de deuda y bueno la de la afa sanearla más adelante? Si hay clubes que deben 100 palos, si vos debes 50 y bue. Hasta por ahi sería como una cagada sostener a los demás que no pagan y tienen la misma posibilidad (o más) que vos de traer jugadores y gastar. No es una liga dónde te hacen verga en lo deportivo si sos un desastre en lo económico.
Me explico? De todas formas celebro esto, me parece digno y para reconocer.

1 Like

Espera a ver como se quejan los camioneros de hoy, cuando se conviertan en los jubilados del mañana.

Jimmy Hoffa es un poroto al lado de moyano.