La Máquina de River Plate (Diario Marca)

Les adjunto una nota de la serie “Equipos de Leyenda” del panfleto madridista Marca

SERIAL EQUIPOS DE LEYENDA
La Máquina de River Plate


[ul]
[li]· Juan Carlos Muñoz: 184 partidos - 39 goles · José Manuel Moreno: 321 partidos - 179 goles · Adolfo Pedernera: 288 partidos - 130 goles · Ángel Labruna: 514 partidos - 292 goles · Félix Loustau: 367 partidos - 101 goles[/li][/ul]

Jaime Rincón 04/03/11 - 07:47.

El éxito no es eterno. Una realidad que encuentra en el fútbol su máxima expresión. Etapas de leyenda, generaciones históricas o equipos míticos han visto como en sus geniales trayectorias hubo momentos para la decepción o la sorpresa. Cualquiera puede perder. Nadie es perfecto. Pero son esos momentos intermitentes de extrema lucidez o las fugaces apariciones de enorme plasticidad las que le otorgan tan difícil condición. Y así ocurrió con el River Plate de primeros de los 40. Efímero pero inolvidable.

Pizarra que explica los movimientos del quinteto, guardada en el museo de River

‘La Máquina’, como le bautizaría el periodista Eduardo Lorenzo Borocotó tras una goleada sobre el Chacarita (6-2) en junio de 1942, sólo tuvo 18 partidos para demostrar su perfecto engranaje. Juan Carlos Muñoz, José Manuel ‘el Charro’ Moreno, Adolfo ‘el Maestro’ Pedernera, Ángel ‘el Feo’ Labruna y Félix ‘Chaplin’ Loustau apenas coincidieron en una veintena de partidos. Suficiente para dejar huella. Quizá la más grande en la historia del club de Millonarios.
Su fútbol de desborde y velocidad, cimentado en el juego de toque y constante movilidad sentó las bases de lo que hoy en día se conoce como el fútbol moderno. Dos mediapuntas, dos extremos y un delantero. O lo que es lo mismo, Muñoz y Pedernera como iniciadores, Moreno y Loustau en el papel de asistentes y Labruna como referente goleador.
La convivencia de estos cinco talentos en El Monumental duró realmente tres años, de 1942 a 1944, en los que River Plate ganó dos campeonatos. Bajo el mando de Renato Cesarini emergió ese quinteto de leyenda que, curiosamente, jamás pudo juntarse en un clásico ante Boca. Pero eso ya es otra historia. Como decíamos, las aventuras de este mágico abanico de jugadores arrancó en 1942, concretamente un 28 de junio en el choque ante Platense en El Monumental. Fue la primera vez que los cinco se encontraron sobre el verde.
El verdadero origen
Sin embargo, hay que remontarse a la temporada anterior para encontrar el verdadero origen de ‘La Máquina’. En ella, Cesarini ‘marea’ al gran Pedernera con continuos cambios de posiciones e incluso numerosas suplencias en favor de D’Alessandro o Deambrossi. Carlos Peucelle, el que más tarde sería considerado como el creador de ese majestuoso River, convence tras una enorme insistencia a Cesarini de situar al ‘Maestro’ en un posición más retrasada y en lugar de jugar de delantero le sitúa en lo que por entonces se conocía como un ‘centroforward’. A pesar de ganar a Independiente (2-1), con gol de Pedernera incluido, Cesarini le devuelve al ostracismo. Se repite el episodio justa una vuelta después, de nuevo ante Independiente, y River gana 4-0 con tres tantos de Pedernera. ‘La Máquina’ arrancaba…

Félix Loustau: 101 goles en 367 partidos con River

Con la llegada de Félix Loustau en 1942 se completa el pentagono de la soltura y la alegría, de las múltiples combinaciones y posesiones interminables, de los conocidos como ‘Caballeros de la Angustia’. Un apodo que uno de sus protagonistas, Juan Carlos Muñoz, explicaba de esta manera: “Salíamos al campo y jugábamos nuestra táctica: tomad la bola, dámela a mí, una gambeta, esto, lo otro y el gol venía solo. Generalmente el gol tardaba en llegar y la angustia era porque los partidos no se definían pronto. Dentro del área claro que queríamos hacer gol, pero en el centro del campo nos divertíamos. No había prisa”.
Junto a ellos, unos actores secundarios que también forjaron la historia de este River legendario. José Soriano, el portero y capitán, apodado ‘el Caballero del Deporte’ por sus buenos modales con los árbitros y el modelo que tomaría el mítico Amadeo Carrizo en sus inicios. También estaba Vaghi, pionero en hacer el fuera de juego, o Yácono, conocido como la ‘Estampilla’ por pegarse como tal al gran Chueco García en el día de su debut…futbolistas increíbles que se quedaron en segundo plano por meras cuestiones estéticas.
Un grupo peculiar
Por delante de ellos había un grupo pintoresco capaz de cualquier cosa, tanto dentro como fuera del terreno de juego. Con la suficiente gallardía como para empatar con diez en La Bombonera para ganar el campeonato del 42 y la sorprendente naturalidad de reconocer, como en el caso del ‘Charro’ Moreno, su gusto por las salidas nocturnas. “Sí, me gusta la noche, ¿y qué? No me vengan con eso de que tome leche; la vez que tomé leche jugué mal”.
Sus actuaciones, gestos, actitudes o declaraciones no dejaron indiferente a nadie. En la historia está ya, por ejemplo, la imagen de Labruna tapándose la nariz (en referencia a los bosteros) al pisar el césped de La Bombonera, Personajes peculiares como Loustau, al que Pedernera tuvo que ir un día a buscar a su casa minutos antes de un partido y se lo encontró barriendo el salón. “Es que me casé, ahora iba a comer algo y enseguida salgo para la cancha”, le espetó el bueno de ‘Chaplin’.
No tuvieron una hegemonía incontestable durante varios años ni amasaron títulos como otros equipos de época. Sencillamente, no les hizo falta para dejar una marca indeleble en la memoria de los aficionados argentinos. Fue, como bien apuntó el propio Renato Cesarini, “el mejor equipo que se pudo construir, una verdadera obra maestra”.
jaime.rincon@marca.com
Sígueme en twitter:
@Jaime_Rincon


Los integrantes de 'La ‘Máquina’ Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Loustau

Les adjunto una nota de la serie “Equipos de Leyenda” del panfleto madridista Marca

SERIAL EQUIPOS DE LEYENDA
La Máquina de River Plate


[ul]
[li]· Juan Carlos Muñoz: 184 partidos - 39 goles · José Manuel Moreno: 321 partidos - 179 goles · Adolfo Pedernera: 288 partidos - 130 goles · Ángel Labruna: 514 partidos - 292 goles · Félix Loustau: 367 partidos - 101 goles[/li][/ul]

Jaime Rincón 04/03/11 - 07:47.

El éxito no es eterno. Una realidad que encuentra en el fútbol su máxima expresión. Etapas de leyenda, generaciones históricas o equipos míticos han visto como en sus geniales trayectorias hubo momentos para la decepción o la sorpresa. Cualquiera puede perder. Nadie es perfecto. Pero son esos momentos intermitentes de extrema lucidez o las fugaces apariciones de enorme plasticidad las que le otorgan tan difícil condición. Y así ocurrió con el River Plate de primeros de los 40. Efímero pero inolvidable.

Pizarra que explica los movimientos del quinteto, guardada en el museo de River

‘La Máquina’, como le bautizaría el periodista Eduardo Lorenzo Borocotó tras una goleada sobre el Chacarita (6-2) en junio de 1942, sólo tuvo 18 partidos para demostrar su perfecto engranaje. Juan Carlos Muñoz, José Manuel ‘el Charro’ Moreno, Adolfo ‘el Maestro’ Pedernera, Ángel ‘el Feo’ Labruna y Félix ‘Chaplin’ Loustau apenas coincidieron en una veintena de partidos. Suficiente para dejar huella. Quizá la más grande en la historia del club de Millonarios.
Su fútbol de desborde y velocidad, cimentado en el juego de toque y constante movilidad sentó las bases de lo que hoy en día se conoce como el fútbol moderno. Dos mediapuntas, dos extremos y un delantero. O lo que es lo mismo, Muñoz y Pedernera como iniciadores, Moreno y Loustau en el papel de asistentes y Labruna como referente goleador.
La convivencia de estos cinco talentos en El Monumental duró realmente tres años, de 1942 a 1944, en los que River Plate ganó dos campeonatos. Bajo el mando de Renato Cesarini emergió ese quinteto de leyenda que, curiosamente, jamás pudo juntarse en un clásico ante Boca. Pero eso ya es otra historia. Como decíamos, las aventuras de este mágico abanico de jugadores arrancó en 1942, concretamente un 28 de junio en el choque ante Platense en El Monumental. Fue la primera vez que los cinco se encontraron sobre el verde.
El verdadero origen
Sin embargo, hay que remontarse a la temporada anterior para encontrar el verdadero origen de ‘La Máquina’. En ella, Cesarini ‘marea’ al gran Pedernera con continuos cambios de posiciones e incluso numerosas suplencias en favor de D’Alessandro o Deambrossi. Carlos Peucelle, el que más tarde sería considerado como el creador de ese majestuoso River, convence tras una enorme insistencia a Cesarini de situar al ‘Maestro’ en un posición más retrasada y en lugar de jugar de delantero le sitúa en lo que por entonces se conocía como un ‘centroforward’. A pesar de ganar a Independiente (2-1), con gol de Pedernera incluido, Cesarini le devuelve al ostracismo. Se repite el episodio justa una vuelta después, de nuevo ante Independiente, y River gana 4-0 con tres tantos de Pedernera. ‘La Máquina’ arrancaba…

Félix Loustau: 101 goles en 367 partidos con River

Con la llegada de Félix Loustau en 1942 se completa el pentagono de la soltura y la alegría, de las múltiples combinaciones y posesiones interminables, de los conocidos como ‘Caballeros de la Angustia’. Un apodo que uno de sus protagonistas, Juan Carlos Muñoz, explicaba de esta manera: “Salíamos al campo y jugábamos nuestra táctica: tomad la bola, dámela a mí, una gambeta, esto, lo otro y el gol venía solo. Generalmente el gol tardaba en llegar y la angustia era porque los partidos no se definían pronto. Dentro del área claro que queríamos hacer gol, pero en el centro del campo nos divertíamos. No había prisa”.
Junto a ellos, unos actores secundarios que también forjaron la historia de este River legendario. José Soriano, el portero y capitán, apodado ‘el Caballero del Deporte’ por sus buenos modales con los árbitros y el modelo que tomaría el mítico Amadeo Carrizo en sus inicios. También estaba Vaghi, pionero en hacer el fuera de juego, o Yácono, conocido como la ‘Estampilla’ por pegarse como tal al gran Chueco García en el día de su debut…futbolistas increíbles que se quedaron en segundo plano por meras cuestiones estéticas.
Un grupo peculiar
Por delante de ellos había un grupo pintoresco capaz de cualquier cosa, tanto dentro como fuera del terreno de juego. Con la suficiente gallardía como para empatar con diez en La Bombonera para ganar el campeonato del 42 y la sorprendente naturalidad de reconocer, como en el caso del ‘Charro’ Moreno, su gusto por las salidas nocturnas. “Sí, me gusta la noche, ¿y qué? No me vengan con eso de que tome leche; la vez que tomé leche jugué mal”.
Sus actuaciones, gestos, actitudes o declaraciones no dejaron indiferente a nadie. En la historia está ya, por ejemplo, la imagen de Labruna tapándose la nariz (en referencia a los bosteros) al pisar el césped de La Bombonera, Personajes peculiares como Loustau, al que Pedernera tuvo que ir un día a buscar a su casa minutos antes de un partido y se lo encontró barriendo el salón. “Es que me casé, ahora iba a comer algo y enseguida salgo para la cancha”, le espetó el bueno de ‘Chaplin’.
No tuvieron una hegemonía incontestable durante varios años ni amasaron títulos como otros equipos de época. Sencillamente, no les hizo falta para dejar una marca indeleble en la memoria de los aficionados argentinos. Fue, como bien apuntó el propio Renato Cesarini, “el mejor equipo que se pudo construir, una verdadera obra maestra”.
jaime.rincon@marca.com
Sígueme en twitter:
@Jaime_Rincon


Los integrantes de 'La ‘Máquina’ Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Loustau

Que cagada que no existia la conmebol en esa epoca, sino tendriamos varias copas libertadores.

2 Likes

Piel de gallina, cada vez que leo o miro algo de la máquina, no puedo evitarlo…

Berni, que haces vos, mirando marca?

Entra en mi seguidilla de diarios patrios de cada día, Sport , Mundo Deportivo, Marca, As (es divertido conocer lo q dicen del otro lado), El periodico, el pais

Qué grande el Cabezón D’Alessandro… ya desde esa época jugaba a veces por Pedernera. :mrgreen::mrgreen::mrgreen:

Que lindo sería tener el De Lorean y pegarse un viaje 70 años atrás y ver a estos monstruos, la puta madre!

Lo vi esta mañana en el laburo que lo habian posteado en Taringa. Muy buen articulo.
Yo tambien me sumo al pedido del DeLorean.

Si, pero estaba la Copa del Río de La Plata, que en su momento era la más importante (es oficial) y hoy en día mucho más importante que un par de copas que tienen los bosteros (la Copa de Oro y la Copa Masters).

1 Like

Para ser exactos River gano 6 titulos. El mas ganador con Nacional (6 cada uno)

La verdad… es lo lindo de ser hincha de un equipo con historia y no que empezó a existir hace 20 años.

La vi hace rato, siemrpe soy de andar por las paginas deportivas de internet de varios lados y vi la nota, pero me dio paja subirla jaja.
Increible la verdad, sinceramente emociona ser conocidos y tener historia con un equipo que marco una tendencia, en donde uno de los mayores (sino el mayor) idolo del madrid comia banca.
Como me gusta mucho escuchar a mis abuelos decir que Moreno era un crack, que hacia todo sensillo, que hasta ellos podian llegar a decir que era mejor que Maradona.

Pobre Loustau, lo hacían volver.

Perfecto pero ni la Conmebol ni la FIFA nos las cuenta.

Habria q hacer algun tipo de petitorio o algo asi todos los equipos q la ganaron para q eso se haga.

Tengamos en cuenta que en esa época, los mejores equipos de América eran considerados los de Argentina y Uruguay, el resto no existía, ni los brazucas, ni en equipos ni en selección. Por ende, la Copa Rio de la Plata, la jugaban los campeones de la mejores ligas de América, o sea, los mejores equipos del continente se la disputaban como torneo internacional. Bueno, después cambió la cosa en el correr de los años. Lo mismo, si había mundiales en los 40s, para mí Argentina los ganaba sin problemas y quien te dice qué pasaba si participaba en el '50. :twisted:

Después se fue a la mierda todo, levantaron los brazucas con competencias continuas, empezaron a salir los cracks, y a la mierda.

Existe una falsa idea de que Brasil empezó a hacerse potencia en el fútbol solo a partir de Pelé, en la 2ª mitad de los años del 50. Pero esto está muy lejos de ser la verdad.

Brasil ya tenía la selección más fuerte del mundo (junto a la propria Argentina) desde la década de los 40. Ya era un equipo formado por una constelación de jugadores, estrellas no solo en Brasil pero internacionalmente – como Zizinho, Leônidas da Silva, Domingos da Guia, Ademir de Menezes, Jair Rosa Pinto, Heleno de Freitas, Danilo Alvim, entre otros…

Era un equipazo, muy superior a cualquier otro en Sudamérica en ese momento, principalmente a partir de 1945-46.

Argentina era la única selección que le hacía frente – y, de hecho, salió campeona de ambos Campeonatos Sudamericanos en 45 y 46 – ganándole a Brasil, que quedó 2º ambas veces.

En cambio, Brasil le ganó a Argentina el Superclásico de las Américas, disputado en 3 partidos. Eran las 2 principales potencias de Sudamérica y del mundo ya en mediados de los 40.

En 1949, Argentina ya no presentaba el mismo nivel de los años anteriores y Brasil se impuso en la Copa América de manera aplastante, goleando a prácticamente todos los rivales y ganando el torneo caminando.

Uruguay se comió CINCO ante Brasil ahí – y la Seleção ya era ampliamente considerada la principal potencia del mundo por los medios internaciones y la principal favorita a ganar el Mundial el año siguiente (1950).

En el Mundial de 50, Brasil otra vez desfila hacia la final – 4-0 ante México, 2-0 ante Yugoslavia, 7-1 ante Suecia, 6-1 ante España – mientras Uruguay alcanza la final sufriendo, logrando resultados apretados.

Lo que pasa en la final es la más grande tragedia de la historia del fútbol brasileño (al menos hasta el 7-1 de 2014). Todos ya lo daban como cierto el título a Brasil – no solo los brasileños, pero los propios medios internacionales alrededor del mundo.

Pero Brasil pecheó y se dió el “Maracanazo”. Sucedió lo que parecía imposible suceder.

A partir de ese desastre, se cambió toda la historia y se estableció la falsa ideal de que Brasil solo empezó a hacerse fuerte en el fútbol con Pelé – más de una década después – lo que no podría estar más lejos de la verdad.

Ya era una potencia en el fútbol mucho antes de esto – y si no hubiera fracasado en la final del 50, de manera tan sorprendente, ni siquiera existiría esta discusión.

PD: fíjate que Brasil también alcanzó el tercer puesto en el Mundial de 1938, en Francia.

También es falsa esa idea hacia los clubes.

Fíjate que en 1948 el Vasco da Gama – que tenía un equipazo que servía como base a la selección de Brasil – gana el primer torneo sudamericano de clubes de la historia (“Campeonato Sudamericano de Campeones”) – y lo gana ante el River Plate de “la Máquina” en la final.

Ese equipo es considerado uno de los mejores de la historia del fútbol brasileño, quedó conocido como el “Expresso da Vitória”" – y tenía jugadores del nivel de Ademir de Menezes, Danilo Alvim, Moacyr Barbosa, Ely do Amparo, Chico Aramuru, Augusto da Costa, Albino Friaça, Ramón Rafanelli (ARG), Maneca, Ipojucan Lins, Jorge Sacramento, Wilson Alves, Djalma dos Santos, Lelé Pessanha, Ismael Caetano, Dimas Silva…

Era la base de la Selección Brasileña campeona en 49 y finalista en 50.

En 1951, Palmeiras gana la “Copa Internacional de Clubes Campeones”, con Jair Rosa Pinto, Francisco Rodrigues, Eduardo Lima, Waldemar Fiume, Juvenal Amarijo, Túlio Affini, Luiz Villa (ARG), Dema Lucazechi, Salvador Cardelli, Liminha, Oberdan Cattani, Canhotinho, Aquiles dos Reis, Ponce de León, Fábio Crippa…

Le gana la final a la temida Juventus de Italia, y sale campeón del primer torneo intercontinental de la historia del fútbol – que también contaba con equipos campeones en sus países, como el mismo Vasco da Gama, el Sporting de Portugal, el Nacional de Uruguay, el Estrella Roja de Yugoslavia, el Nice de Francia y el Austria Viena.

En 1952, Fluminense gana la segunda edición de ese torneo, con jugadores como Carlos Castilho, Píndaro Marconi, João Pinheiro, Bigode, Didi, Telê Santana, Orlando Pingo de Ouro, Jair Santana, Édson Caires, Marinho Pedro, Quincas, Carlyle Cardoso, Robson da SIlva… Le gana a Peñarol (3-0), Corinthians, Austria Viena, Libertad, Saarbrücken y Grasshopper.

En 1953, el Corinthians tricampeón de Gylmar, Cláudio Christóvam de Pinho, Luizinho Trochillo, Baltazar, Roberto Belangero, Olavo Martins, Homero Oppi, Murilo Silva, Rodolpho Carbone, Luiz Cabeção, Idário Peinado, Hélio Vermelho, Mário de Paula, Gerdeval Sula, Antônio Julião, Nardo Colella, Goiano gana la “Pequeña Copa del Mundo de Clubes” en Venezuela, disputada ante el Barcelona y la Roma.

El São Paulo también la gana en 1955 ante el Benfica de Portugal y el Valencia de España.

El Vasco en 1953 gana el Torneo Octogonal Rivadávia Corrêa Meyer (ante Nacional de Uruguay, Olimpia de Paraguay, Sporting de Portugal, Hibernian de Escocia, Fluminense, Botafogo, São Paulo, Corinthians) y en 1957 gana el Torneo de Paris ante el Real Madrid, el Racing de Francia y el Rot-Weiss Essen.

En 1950, el Atlético Mineiro se consagra como el “Campeón del Hielo” en Europa, con Olavo Kafunga, Zé do Monte, Nívio Gabrich, Mão de Onça, Afonso Silva, Lucas Miranda, Juca Liberato, Márcio Pulit, Jacinto Moreno, Oswaldo de Carvalho, Vicente Peres, Barbatana, Haroldo Lopes, Lauro Claurindo, Alvinho Filogônio, José Murilinho, Vaguinho Ferreira, Vavá Pereira, Zezinho Vieira – ganándole a diversos clubes de Alemania, Austria, Belgica y Francia.

Equipos brasileños de la década de los 40 y 50 concentraban gran cantidad de cracks, que frecuentemente eran convocados a selección y eran figuras en torneos internacionales.

Mucho antes de la "Era Pelé”.

Brasil es potencia en el fútbol desde siempre – en clubes y en selecciones.

Dice Cochi que ahora te contesta.

10 Likes

Jaja… No lo había notado que es un thread de hace años. De todos modos, es un tema interesante.

Yo creo que, además del Vasco da Gama que ganó el Sudamericano sobre River en 1948, otros equipos brasileños también podrían hacerle frente a “la Máquina” a lo largo de la década de los 40.


El Flamengo tricampeón carioca (1942-43-44):

  • Jurandyr; Domingos da Guia y Newton Canegal; Biguá, Volante y Jayme de Almeida; Agustín Valido, Zizinho, Sylvio Pirillo, José Perácio y Vevé

En ese equipo histórico, estaban 2 argentinos: Carlos Volante y Agustín Valido. Ambos se fueron en 1943, al igual que Domingos, y el equipo cambió un poquito su formación:

  • Jurandyr; Newton Canegal y Quirino; Biguá, Modesto Bría y Jayme de Almeida; Tião, Zizinho, Sylvio Pirillo, José Perácio y Vevé

Tras la salida de Volante, el paraguayo Modesto Bría se volvió en el dueño de la posición.

Además, Zizinho fue elegido el mejor jugador del mundo en 1944 y Domings da Guia es ampliamente considerado uno de los 5 mejores centrales de la historia del fútbol sudamericano.


La primera formación del Vasco da Gama del “Expresso da Vitória” (1945):

  • Rodrigues; Augusto y Rafanelli; Berascochea, Ely y Argemiro; Ademir de Menezes, Lelé (Djalma), Isaías da Costa, Jair Rosa Pinto y Chico (Santo Cristo)

En ese equipo histórico de Vasco, estaban un argentino y un uruguayo: Ramón Rafanelli y Sebastián Berascochea.

Además, Ademir de Menezes fue elegido el mejor jugador del mundo por dos veces consecutivas – en 1949 y 1950.


El São Paulo ganador de 5 Estaduales en 7 años (la mejor versión la de 1946):

  • Gijo; Piolim y Renganeschi; Ruy Campos, José Bauer y Alfredo Noronha; Luizinho Mesquita, Antonio Sastre, Leônidas da Silva, Remo Januzzi y Teixeirinha

En ese equipo histórico, que quedó conocido como “El Rolo Compressor” (“La Aplanadora”), también estaban 2 argentinos: Armando Renganeschi y Antonio Sastre.

Además, Leônidas da Silva fue elegido el mejor jugador del mundo en 1940 y probablemente lo sería otras veces a lo largo de la década del 30.


Las varias formaciones del Palmeiras de la “Arrancada Heróica” y ganador de 3 Estaduales (entre 1942 y 1947):

  • Oberdan; Junqueira y Begliomini; Zezé Procópio, Og Moreira y Del Nero; Cláudio, Waldemar Fiúme, Villadóniga, Lima y Echevarrieta (Pipi)

  • Oberdan; Caieira y Osvaldo; Og Moreira, Dacunto y Gengo; González, Villadóniga, Caxambu, Lima y Jorginho

  • Oberdan; Caieira y Turcão; Zezé Procópio, Túlio y Waldemar Fiume; Lula, Arturzinho, Oswaldinho, Lima y Canhotinho

Tres argentinos estubieron en eses equipos históricos de Palmeiras: Juan Raúl Echevarrieta, José Luis Dacunto y Alfredo González.

Y también un uruguayo: Segundo Villadóniga.


El Internacional del “Rolo Compressor” (entre 1942 y 1950):

  • Ivo Winck; Alfeu y Nena; Assis (Viana), Ávila y Abigail; Tesourinha, Russinho (Adãozinho); Villalba, Ruy Motorzinho y Carlitos

En los 40, aún antes que el São Paulo, el Inter quedó conocido como “La Aplanadora”.

Estableció una supremacía inedita de 8 títulos estaduales ganados en 10 años y fue el primer equipo afuera del eje “Río-SP” a tener regularmente jugadores convocados a la selección de Brasil (Tesourinha, Nena, Adãozinho…).

En ese equipo histórico, estaba el argentino José Villalba en la delantera.

River hizo dos giras a San Pablo en 1946 y 1948. Con saldo positivo de 3 victorias 2 derrotas y 1 empate. Pero lo destacable es que en ambas giras venció en el partido más importante al campeón Paulista del momento (1946 San Pablo y 1948 Palmeiras). Además los campeones Paulistas tanto San Pablo como Palmeiras ganaron la Taca de campeones estaduales que los enfrentaba con el campeón de la liga carioca, por lo que River venció dos veces de visitante al virtual campeón brasileño. En 1946 River vence a San Pablo que llevaba 1 año invicto, ganó el torneo paulista con 17 victorias y 3 empates y luego venció al campeón carioca Fluminense. En 1948 la prensa brasileña al partido entre River y Palmeiras lo vendía como una final por el campeonato Americano. Sumado a las 3 copas Aldao que obtuvo en esa época, River venció a los campeones de los países campeón y subcampeón del mundo en 1950. Las estadísticas de River vs equipos brasileños son 5 ganados, 3 empatados y 2 perdidos. Pero destacando que jugó 6 de visitante, 3 en campo neutral y uno solo en River (goleó 6 a 0 a Palmeiras). Contra los uruguayos jugó bastantes más con 13 ganados, 3 empatados y 7 perdidos y en torneos oficiales ganó 3 copas Aldao y perdió 1. Contra clubes de los demás países, River ganó 10, empató 1 y perdió 1 a lo largo de la década.

Con Vasco da Gama, River tiene saldo igualado: empataron 2 veces: 1 a 1 en Montevideo y 0 a 0 en Chile. Vasco da Gama obtiene el sudamericano de clubes no por su resultado directo frente a River, sino porque River perdió sorpresivamente con Nacional. De hecho River enfrentó 4 veces a Nacional ese año, ganando 3 partidos (incluyendo los dos de la Aldao 1947) y perdiendo sólo ese en Chile. A nivel clubes y selecciones los niveles eran similares entre los 3 países, pero la estadística de los enfrentamientos entre selecciones y clubes en giras da un saldo favorable a Argentina, aunque es cierto que el panorama cambia en 1948 con la huelga de futbolistas.

Mi opinión analizando los resultados y planteles es que si Argentina hubiera ido al mundial 1950 con un plantel titular incluyendo los exiliados en Colombia y Europa, ése mundial hubiera tenido un podio con Argentina, Brasil, Uruguay sin dudas, y el campeón hubiera sido el equipo que se levantaba mejor por la mañana. Eran los 3 muy parejos. Argentina saca un poco de luz a lo largo de la década, pero es cierto que Brasil ya tenía una constelación de estrellas hacia 1950 y la mejor generación argentina ya pisaba los 30 años, aunque tenía el recambio liderado por Di Stefano. El periodismo deportivo brasileño le asignaba superioridad al fútbol argentino en nivel táctico, pero pronto mejorarían eso.

1 Like