Declaracion de Bussi

Bussi pasó del llanto a la euforia y dijo: “Hoy la subversión gobierna”

El ex gobernador acusado por delitos de lesa humanidad reivindicó el terrorismo de Estado en los `70 y dijo que “hoy la subversión gobierna”. Rebozante de salud, llorizqueó al agradecer a los médicos que lo asistieron en su descompensación el miércoles último.

Con lágrimas, sospechas de “actuación” y una encendida defensa del terrorismo de Estado, el represor tucumano Antonio Domingo Bussi declaró hoy en el marco del juicio oral y público que se le sigue junto al también ex teniente coronel Luiciano Benjamín Menéndez por la desaparición del ex senador Guillermo Vargas Aignasse y acusó a quienes ejercen el gobierno de haber sido “los subersivos” de los `70.

El ex gobernador de Tucumán sufrió una transformación durante su alegato: llegó asistido por sus colaboradores y a medida que recordaba su actuación en la lucha “contra la subversión” el general ® pareció recueprar su voz de mando y su actitud militar.

Dos veces lo quebró el llanto. Una, cuando agradeció al grupo de médicos que lo asistió desde le miércoles —cuando tuvo que ser trasladado por una descompensación cardíaca en medio del inicio del juicio— (“Hago público mi reconocimiento a los profesionales de la salud tucumanos que permitieron mi supervivencia”, dijo); y cuando relataba sus actos como integrante del Ejército. Allí el Tribunal dipuso un cuarto intermedio de diez minutos.

“Más allá de la violación sistemática de principios jurídicos universales que invalidarían el proceso en mi contra, lo que realmente llama mi atención, hasta constituirse en una aberración jurídica, —inció su declaración Bussi— es la omisión sistemática, deliberada, arbitraria e intencional del marco histórico de la guerra que tuviera lugar en Tucumán”.

Para el represor, el propósito de esa “guerra” era “aniquilar la agresión marxista-leninista” que tenía “epicentro en Tucumán”, con “bandas delincuentes terroristas” que buscaban “procurar por el terror y la muerte la toma del poder político de la nación”.

“Estas bandas no eran jóvenes idealistas, eran mercenarios, eran traidores a la Patria”, dijo para dejar en claro su postura. Al igual que su colega Luciano Menéndez, dijo que “los ideólogos de la subversión” son “hoy gobierno”.

DEFENSA DEL PROCESO. Bussi defendió también su accionar, al asegurar que “la zona de operaciones de Tucumán mantuvo su autonomía política militar y fue ajena a los quehaceres que transcurrían en el resto del país”.

Aseguró también que defendió la institucionalidad: “Mantuve y respeté la vigencia e independencia plena de las instituciones jurídicas, llamadas a ser reemplazadas por asambleas populares, según el ideario revolucionario”.

En lo que pudo haber sido el tramo más polémico de su discurso, dijo que “todos y cada uno de los actos de la guerra, con las secuelas propias de cada conflicto armado (muertos, desaparecidos) fueron difundidos públicamente mediante comunicados oficiales, informes de combate y todos los medios de comunicación”.

En este sentido, profundizó su particular visión de los acontecimientos, al asegurar que “la figura del desaparecido es un arbitrio del accionar psicológico de la subversión para disimular sus bajas de combate y encubrir el reclutamiento de individuos identificados con la causa revolucionaria”.

CUSTODIA Y SILLA DE RUEDAS. A las 8.15 llegó al Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán, en silla de ruedas y custodiado por policías portando escudos protectores.

El represor hizo su reaparición luego de que el informe médico forense determinara que se encuentra en condiciones físicas de asistir a la audiencia, interrumpida el martes pasado por una supuesta descompensación del imputado, informó Télam.

El Tribunal concluyó a las 11.45 la lectura del requerimiento fiscal, según el cual Bussi y Luciano Benjamín Menéndez cometieron delitos de lesa humanidad con el secuestro, tortura y desaparición del ex legislador, en 1976.

“El hecho, que ofende a la familia humana, formó parte de un ataque sistemático puesto en marcha por el Estado contra un determinado sector de la población, del que la víctima formaba parte”, concluyó el requerimiento del fiscal federal Emilio Ferrer.

“ESTÁ EN CONDICIONES”. El secretario de los Tribunales Federales de Tucumán, Mariano Garcia Zavalia, había confirmado que Bussi “está en condiciones clínicas para poder volver a estar presente en la audiencia de juicio oral y público”.

El funcionario judicial adelantó que de acuerdo al informe del perito médico, José María David, y después de los estudios realizados a Bussi “se descarta un evento coronario agudo en curso y el paciente, al estar compensado, está en condiciones clínicas para acudir a las audiencias”.

La indisposición que invocó Bussi y que ratificó el médico Mario Galmes, que atendió al militar retirado durante un cuarto intermedio que había sido dispuesto, impidió que pudiera leerse completamente la imputación que pesa contra él y Menéndez.

Bussi pasó del llanto a la euforia y dijo: “Hoy la subversión gobierna”

El ex gobernador acusado por delitos de lesa humanidad reivindicó el terrorismo de Estado en los `70 y dijo que “hoy la subversión gobierna”. Rebozante de salud, llorizqueó al agradecer a los médicos que lo asistieron en su descompensación el miércoles último.

Con lágrimas, sospechas de “actuación” y una encendida defensa del terrorismo de Estado, el represor tucumano Antonio Domingo Bussi declaró hoy en el marco del juicio oral y público que se le sigue junto al también ex teniente coronel Luiciano Benjamín Menéndez por la desaparición del ex senador Guillermo Vargas Aignasse y acusó a quienes ejercen el gobierno de haber sido “los subersivos” de los `70.

El ex gobernador de Tucumán sufrió una transformación durante su alegato: llegó asistido por sus colaboradores y a medida que recordaba su actuación en la lucha “contra la subversión” el general ® pareció recueprar su voz de mando y su actitud militar.

Dos veces lo quebró el llanto. Una, cuando agradeció al grupo de médicos que lo asistió desde le miércoles —cuando tuvo que ser trasladado por una descompensación cardíaca en medio del inicio del juicio— (“Hago público mi reconocimiento a los profesionales de la salud tucumanos que permitieron mi supervivencia”, dijo); y cuando relataba sus actos como integrante del Ejército. Allí el Tribunal dipuso un cuarto intermedio de diez minutos.

“Más allá de la violación sistemática de principios jurídicos universales que invalidarían el proceso en mi contra, lo que realmente llama mi atención, hasta constituirse en una aberración jurídica, —inció su declaración Bussi— es la omisión sistemática, deliberada, arbitraria e intencional del marco histórico de la guerra que tuviera lugar en Tucumán”.

Para el represor, el propósito de esa “guerra” era “aniquilar la agresión marxista-leninista” que tenía “epicentro en Tucumán”, con “bandas delincuentes terroristas” que buscaban “procurar por el terror y la muerte la toma del poder político de la nación”.

“Estas bandas no eran jóvenes idealistas, eran mercenarios, eran traidores a la Patria”, dijo para dejar en claro su postura. Al igual que su colega Luciano Menéndez, dijo que “los ideólogos de la subversión” son “hoy gobierno”.

DEFENSA DEL PROCESO. Bussi defendió también su accionar, al asegurar que “la zona de operaciones de Tucumán mantuvo su autonomía política militar y fue ajena a los quehaceres que transcurrían en el resto del país”.

Aseguró también que defendió la institucionalidad: “Mantuve y respeté la vigencia e independencia plena de las instituciones jurídicas, llamadas a ser reemplazadas por asambleas populares, según el ideario revolucionario”.

En lo que pudo haber sido el tramo más polémico de su discurso, dijo que “todos y cada uno de los actos de la guerra, con las secuelas propias de cada conflicto armado (muertos, desaparecidos) fueron difundidos públicamente mediante comunicados oficiales, informes de combate y todos los medios de comunicación”.

En este sentido, profundizó su particular visión de los acontecimientos, al asegurar que “la figura del desaparecido es un arbitrio del accionar psicológico de la subversión para disimular sus bajas de combate y encubrir el reclutamiento de individuos identificados con la causa revolucionaria”.

CUSTODIA Y SILLA DE RUEDAS. A las 8.15 llegó al Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán, en silla de ruedas y custodiado por policías portando escudos protectores.

El represor hizo su reaparición luego de que el informe médico forense determinara que se encuentra en condiciones físicas de asistir a la audiencia, interrumpida el martes pasado por una supuesta descompensación del imputado, informó Télam.

El Tribunal concluyó a las 11.45 la lectura del requerimiento fiscal, según el cual Bussi y Luciano Benjamín Menéndez cometieron delitos de lesa humanidad con el secuestro, tortura y desaparición del ex legislador, en 1976.

“El hecho, que ofende a la familia humana, formó parte de un ataque sistemático puesto en marcha por el Estado contra un determinado sector de la población, del que la víctima formaba parte”, concluyó el requerimiento del fiscal federal Emilio Ferrer.

“ESTÁ EN CONDICIONES”. El secretario de los Tribunales Federales de Tucumán, Mariano Garcia Zavalia, había confirmado que Bussi “está en condiciones clínicas para poder volver a estar presente en la audiencia de juicio oral y público”.

El funcionario judicial adelantó que de acuerdo al informe del perito médico, José María David, y después de los estudios realizados a Bussi “se descarta un evento coronario agudo en curso y el paciente, al estar compensado, está en condiciones clínicas para acudir a las audiencias”.

La indisposición que invocó Bussi y que ratificó el médico Mario Galmes, que atendió al militar retirado durante un cuarto intermedio que había sido dispuesto, impidió que pudiera leerse completamente la imputación que pesa contra él y Menéndez.

que barbaro lo de esta gente eh!!!

que lindo es verlo asi, que goce que da, que tranquilidad a la gente que tanto sufrio por culpa de estos hijos de puta ,gente que tal vez ya habia perdido esperanza en la justicia,estos castigos sirven para que lo piensen un poquito mas antes de hacer semejante barbaridad.

este es un viejo progre

?

Si se refiere al matrimonio presidencial, que este viejo pelotudo averigue mejor porqué los Kirchner y la Dictadura estaban del mismo lado del mostrador en esa época.

No eran montoneros?

No decidieron que era bastante más lucrativo beneficiarse con las leyes de la dictadura, estafar a muchos deudores hipotecarios y quedarse con sus propiedades, y no atender ningún pedido para hacer hábeas corpus por los detenidos. Es más, en Santa Cruz todos saben que hicieron los Kirchner en esa época…pero bueno tener a la Izquierda berreta (la que se deja comprar) es mejor, es un problema menos en las calles!.

Q payaso este viejo, se hace el actor, el q esta muy mal, pero bien q leyo como si nada todo lo q le habian escrito.

pense que se moria hay jaja

Patetica la actuacion del viejo dictador quis hacer la gran Pinochet.Sigue reivindicando el terrorismo de estado ,la desaparicion forzada de personas y todo lo que conlleva eso.Su declaracion alterno pasajes de tono marcia y altivo como cuando era el dictador de tucuman y otros donde en medio del llanto se victimizo afirmando que los jueces de la democracia eran instrumentados por el poder politico para ejercitar una venganza en contra suyo.Lo cierto es que los 32 años de impunidad se estan terminando para estos asesinos de uniformes a pesar de los artilugios que los gobiernos democraticos impusieron para frenar la justicia ,llamense obediencia debida , punto final o los aberrantes indultos del sultan de anillaco .

Estos viejos van a pasar sus últimos años en una celda, (ojalá q no se mueran nunca…) Otra vez hablando de guerra… y cuando tuvieron q ir a una guerra, una guerra en serio, mandaron a morir a pibes q hacían la colimba. Es patético verlos ahora q estan acorralados piden clemencia, lloran, se desmayan… Sres, ni olvido ni perdón para éstos asesinos q se creyeron los dueños del mundo y ahora lloran queriendo dar pena…

Que se pudra en una carcel, NI OLVIDO NI PERDON…

Como a los nazis, les va a pasar…

Qué raro Juanchi que en este asunto no defiendas a los militares. Digo, según tus dichos, vos deberías defenderlos. Cito algunas frases tuyas:

  1. “expropiacion de los grandes burgueses y redistribucion equitativa en el pueblo de los bienes expropiados, fusilamiento a los que se oponen…”

  2. “no creo en la democracia”

Podrás decirme que vos sos de izquierda y que los militares eran de derecha. Pero entre lo que ellos proponían y lo que proponés vos no hay mucha diferencia…

“Bussi tuvo un absoluto dominio de los hechos en aquel páramo de miedo que era Tucumán”

El abogado Rodolfo Vargas Aignasse declaró hoy que el represor Antonio Bussi tenía “plena capacidad para diseñar cualquier operativo”, como el que padeció su hermano, el senador provincial Guillermo Vargas Aignasse, desaparecido desde abril de 1976 por la dictadura militar.

En uno de los testimonios más esperados en el juicio oral que le siguen a los represores Bussi y Luciano Benjamín Menéndez, el ex diputado nacional justicialista aseguró que “Bussi tuvo un absoluto dominio de los hechos en aquel páramo de miedo que era Tucumán”.

Durante la primera audiencia pública, cuando declaró, Bussi sostuvo que, como él encabezaba la V Brigada de Infantería, recibía órdenes “minuciosas” de la Junta de comandantes del Ejército, pero Rodolfo Vargas Aignasse aseveró que las cosas sucedían al revés.

“Bussi tenía todos los antecedentes de mi hermano desde febrero de 1976 y lo conocía bien, porque Guillermo tenía un alto perfil, ya que denunciaba procedimientos irregulares en la Policía. Aquí no hubo ninguna guerra”, aseveró el testigo ofrecido por el fiscal general Alfredo Terraf.

Vargas Aignasse insistió en que “Bussi tenía capacidad de diseño y pudo haber detenido dicha operación (en la que fue secuestrado su hermano), porque la inteligencia militar no bajaba de arriba hacia abajo, sino al revés”.

El abogado, que estuvo con su hermano en la vivienda de éste en la madrugada del 24 de marzo de 1976 ya que vivían en el mismo barrio, Obispo Piedrabuena de la capital tucumana, a pocas casas de distancia, expresó que vio cuando ese día “lo sacaron con la cabeza tapada con una funda de almohada”.

Rodolfo Vargas Aignasse esgrimió la tesis de que a su hermano lo mataron en la cárcel de Villa Urquiza, pese a que la defensa de ambos militares retirados afirma que fue secuestrado por desconocidos el 5 de abril de 1976, cuando supuestamente era trasladado a su casa, para ser puesto en libertad.

“Personalmente, creo que mi hermano fue asesinado en el penal. Lo que salió de allí fue su cadáver. Pero luego tuvieron que montar la parodia de que había salido custodiado por dos guardias desarmados, en una camioneta, que luego fue interceptada”, manifestó el abogado, mientras Bussi y Menéndez permanecían en un espacio contiguo al de la sala de audiencias.

El abogado relató que, en agosto de 1976, recibió una llamada telefónica en la que le dijeron “dejen de buscarlo, porque está muerto desde el 11 de abril de 1976”, tras lo que el testigo agregó: “Esto prueba que en la cárcel pasó días de oprobio y sometido a un terror absoluto”.

Luego del testimonio del hermano de la víctima, los vocales del Tribunal Oral Gabriel Casas, Carlos Jiménez Montilla y Josefina Curi, resolvieron que no correspondía que compareciera Manlio Martínez, quien fue juez federal de Tucumán entre 1974 y 1984, cuando el Senado de la Nación no le prestó acuerdo para que continuara en el cargo.

Como lo habían hecho respecto del también ex juez federal Jorge Parache, quien ordenó el procesamiento de Bussi en 2003, los magistrados consideraron que Martínez había tenido una actuación judicial relacionada con el hecho que se investiga, en 1984, razón por la que no podía declarar, tal como lo pretendía la defensa del represor.

Aunque estaba previsto que las declaraciones testimoniales concluyeran hoy, se prolongarán hasta mañana, ocasión en que llegará a la provincia, procedente de la Capital Federal, donde reside, el militar retirado Alberto Cerúsico, a quien mencionó en su declaración la esposa de la víctima, Marta Cárdenas.

A Bussi y Menéndez se les imputa la coautoría mediata de los delitos de violación de domicilio y violación ilegítima de la libertad agravada, aplicación de tormentos reiterados, homicidio calificado y asociación ilícita, en concurso real con el delito de genocidio, previsto por el Derecho Internacional.

Menéndez, que está alojado en los ex Arsenales Miguel de Azcuénaga, tiene una larga vinculación con Tucumán, porque entre 1970 y 1973 ejerció importantes cargos en la V Brigada de Infantería, entonces con asiento en Tucumán, y entre 1975 y 1979 encabezó el III Cuerpo de Ejército, del que dependía la unidad local, a la que solía visitar con frecuencia durante la dictadura.

Bussi encabezó la V Brigada de Infantería entre diciembre de 1975 y 1977, período durante el que desapareció Vargas Aignasse, y a partir del golpe de Estado ejerció la intervención militar de la provincia, período durante el cual desaparecieron o fueron asesinadas centenares de personas.

Viejo cobarde y asesino andá haciendo el bolsito porque vas a pasar lo que te queda de vida bien guardado…En algún momento a fuerza de palos y picana se creyeron dioses todopoderosos, ahora lloran , se desmayan, se arrastran para dar pena…A pesar de los obstáculos que muchos pusieron en el camino les llegó la hora del juicio y la condena, Que sean condenados no sana las heridas pero ,al menos ,las hace menos dolorosas…

Canal 7 son hipócritas.

Dice: “Habla el Represor”… todavía no hay sentencia, o sea, es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

Y otra cosa, qué ASCO me da el fiscal que le da la espalada, y todos los periodistas sacándole fotos… qué logroooooo! Cuánta hipocresía!

¿Porqué Hipócritas? Hipócritas son los que violaron todas leyes, mandando a ejecutar personas y ahora que están acorralados buscan amparo en la justicia, (la justicia que ellos les negaron a las víctimas), ésos ,y no otros, son hipócritas.

Son hipócritas porque hablan de las garantías del debido proceso, garantías que no le están dando a Bussi y que viola HIJOS cuando amenaza quemar la casa de un fiscal si no falla como ellos quieren. Hipocresía puta! perdón, pura!