Tengo ganas de ir a River ahora.

Mi cuerpo pide, mi cerebro me lo implora, pero mi ánimo y mi espiritu está destrozado aún para poder tomar el cole hasta allá. No sé para que carajo ir, si no me espera nadie, no me espera ninguna masa enardecida, no hay nadie mas que el frío y las calles oscuras y vacías de la noche de Nuñez. Pero adentro señores, adentro, custodiados por SU empresa de seguridad, no la de los socios, adentro están todos los dirigentes que se quedaron en capital, todos protegidos del frío de la noche al calor del whisky y echandose culpas entre ellos. Seguramente esten pensando para donde escapar el sabado, si Pasarella confirma que JJ es técnico de River. Las ratas quieren huír, si no pueden hilvanar dos frases coherentes, mantener un discurso cohrente durante una temporada, si no pueden hacer nada de nada, si después de todo no se sienten responsables…pero escapan POR LAS DUDAS como todos los inoperantes y/o chorros que se hacen cargo de algo para lo cual sabían que no estaban capacitados. Es que el Kaiser es así de encantador, parece un excelente tipo pero detrás de él se esconde un ego desproporcionadamente grande como para manejar un club que se hizo grande por varios egos que trabajaron en conjunto dando lo mejor de sí, aceptando sus limitaciones, dando el brazo a torcer cuando dudaban de si mismos. Mientras todos están cómodos en el club o en sus chacras mi cuerpo me pide ir al monumental. No sé para qué, no me van a abrir la puerta porque no es horario de visita para el socio, no me van a preguntar que quiero porque no van a querer entenderme, no me van a ofrecer nada para el frío porque soy un pobre boludo. El pobre boludo que es 200 veces más hincha que todos esos forros juntos, que le hacen el juego a un pobre pelotudo como Pasarella.

Mi cuerpo pide, mi cerebro me lo implora, pero mi ánimo y mi espiritu está destrozado aún para poder tomar el cole hasta allá. No sé para que carajo ir, si no me espera nadie, no me espera ninguna masa enardecida, no hay nadie mas que el frío y las calles oscuras y vacías de la noche de Nuñez. Pero adentro señores, adentro, custodiados por SU empresa de seguridad, no la de los socios, adentro están todos los dirigentes que se quedaron en capital, todos protegidos del frío de la noche al calor del whisky y echandose culpas entre ellos. Seguramente esten pensando para donde escapar el sabado, si Pasarella confirma que JJ es técnico de River. Las ratas quieren huír, si no pueden hilvanar dos frases coherentes, mantener un discurso cohrente durante una temporada, si no pueden hacer nada de nada, si después de todo no se sienten responsables…pero escapan POR LAS DUDAS como todos los inoperantes y/o chorros que se hacen cargo de algo para lo cual sabían que no estaban capacitados. Es que el Kaiser es así de encantador, parece un excelente tipo pero detrás de él se esconde un ego desproporcionadamente grande como para manejar un club que se hizo grande por varios egos que trabajaron en conjunto dando lo mejor de sí, aceptando sus limitaciones, dando el brazo a torcer cuando dudaban de si mismos. Mientras todos están cómodos en el club o en sus chacras mi cuerpo me pide ir al monumental. No sé para qué, no me van a abrir la puerta porque no es horario de visita para el socio, no me van a preguntar que quiero porque no van a querer entenderme, no me van a ofrecer nada para el frío porque soy un pobre boludo. El pobre boludo que es 200 veces más hincha que todos esos forros juntos, que le hacen el juego a un pobre pelotudo como Pasarella.

dios. no paro de llorar… tenemos que matar a todos… sabes que es lo peor? que si ganamos el proximo va a salir a decir que el nos salvo! y se va a lavar las manos!!! como hace seimpre!!1 morite kanser!!! moriteee!! vos y tofos los hijos de puta que nos pusieron donde estamos ahoraaa!!!

A las 6!