Rubén López "tratando de procesar" lo que dijo ayer CFK.

El hijo del desaparecido Julio López aún “está procesando” las palabras de CFK

Rubén habló con Perfil.com sobre el “hoy nadie puede desaparecer” de la Presidenta. Qué dijo la hermana de Luciano Arruga.

Rubén López, hijo mayor de Jorge Julio López, testigo clave en el juicio contra el genocida Miguel Etchecolatz y desaparecido en 2006, todavía está “tratando de procesar lo que dijo ayer” la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien aseguró que “hoy nadie puede desaparecer de ningún lado”.

“Es una situación rara, porque si bien hoy no hay una persecución como la que había en dictadura, desaparecidos en democracia hay: Miguel Bru, María Cash, Luciano Arruga, Iván Torres en el sur, Marita Verón, mi viejo… en distintos contextos, pero son desaparecidos en democracia”, reflexionó Rubén en diálogo con Perfil.com.

Y dijo que “todavía” está “procesando” y “tratando de entender” los dichos de la mandataria, quien ayer criticó a los periodistas que “dicen tener miedo” por la persecución del Gobierno, en clara referencia a la denuncia de Jorge Lanata de que [i]Clarín[/i] iba a ser intervenido.

“Yo entendí que se refería (la Presidenta) a que hoy en democracia no está la persecución que había en la dictadura sobre lo que opinás y hablás, que hoy se le puede decir cualquier cosa a cualquiera. Pero después me queda esa sensación extraña, porque desaparecidos en democracia hay muchos”, destacó López.

“Miedo era lo que teníamos nosotros en 1976. Ese miedo que tenés en la boca del estómago y que no te deja pensar. Era el miedo a desaparecer”, dijo ayer la mandataria, durante la inauguración de la Biblioteca del Colegio Nacional de La Plata, llamada “Madres de Plaza de Mayo”. Y agregó: “Hoy, afortunadamente, nadie puede desaparecer de ningún lado. Estamos todos vivitos y coleando diciendo lo que pensamos”.

Tras sus dichos, [b]Vanesa Orieta[/b], hermana de Luciano Arruga, el adolescente desaparecido desde 2009 cuando fue secuestrado por la policía bonaerense, cuestionó duramente los dichos de la Presidenta a través de [i]Twitter[/i].

#TeBoludeanCuando dicen algo así ‘hoy afortunadamente nadie puede desaparecer d ningún lado’. Entonces ¿y Luciano Arruga? ¿y Julio López?”, escribió Orieta. Y le escribió a la mandataria: “@CFKArgentina ya q cree q hoy no desaparece nadie presente un Hábeas corpus y pruebe aparecer a JULIO LOPEZ, LUCIANO ARRUGA”.

Fuente: El hijo del desaparecido Julio López aún “está procesando” las palabras de CFK - Perfil.com


Y pasó lo lógico que iba a pasar… que los familiares saliesen a hablar.

El hijo del desaparecido Julio López aún “está procesando” las palabras de CFK

Rubén habló con Perfil.com sobre el “hoy nadie puede desaparecer” de la Presidenta. Qué dijo la hermana de Luciano Arruga.

Rubén López, hijo mayor de Jorge Julio López, testigo clave en el juicio contra el genocida Miguel Etchecolatz y desaparecido en 2006, todavía está “tratando de procesar lo que dijo ayer” la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien aseguró que “hoy nadie puede desaparecer de ningún lado”.

“Es una situación rara, porque si bien hoy no hay una persecución como la que había en dictadura, desaparecidos en democracia hay: Miguel Bru, María Cash, Luciano Arruga, Iván Torres en el sur, Marita Verón, mi viejo… en distintos contextos, pero son desaparecidos en democracia”, reflexionó Rubén en diálogo con Perfil.com.

Y dijo que “todavía” está “procesando” y “tratando de entender” los dichos de la mandataria, quien ayer criticó a los periodistas que “dicen tener miedo” por la persecución del Gobierno, en clara referencia a la denuncia de Jorge Lanata de que Clarín iba a ser intervenido.

“Yo entendí que se refería (la Presidenta) a que hoy en democracia no está la persecución que había en la dictadura sobre lo que opinás y hablás, que hoy se le puede decir cualquier cosa a cualquiera. Pero después me queda esa sensación extraña, porque desaparecidos en democracia hay muchos”, destacó López.

“Miedo era lo que teníamos nosotros en 1976. Ese miedo que tenés en la boca del estómago y que no te deja pensar. Era el miedo a desaparecer”, dijo ayer la mandataria, durante la inauguración de la Biblioteca del Colegio Nacional de La Plata, llamada “Madres de Plaza de Mayo”. Y agregó: “Hoy, afortunadamente, nadie puede desaparecer de ningún lado. Estamos todos vivitos y coleando diciendo lo que pensamos”.

Tras sus dichos, Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga, el adolescente desaparecido desde 2009 cuando fue secuestrado por la policía bonaerense, cuestionó duramente los dichos de la Presidenta a través de Twitter.

#TeBoludeanCuando dicen algo así ‘hoy afortunadamente nadie puede desaparecer d ningún lado’. Entonces ¿y Luciano Arruga? ¿y Julio López?”, escribió Orieta. Y le escribió a la mandataria: “@CFKArgentina ya q cree q hoy no desaparece nadie presente un Hábeas corpus y pruebe aparecer a JULIO LOPEZ, LUCIANO ARRUGA”.

Fuente: El hijo del desaparecido Julio López aún “está procesando” las palabras de CFK - Perfil.com


Y pasó lo lógico que iba a pasar… que los familiares saliesen a hablar.

Nadie tiene el derecho de buscar objetividad y menos de juzgar sobre las palabras de los familiares de víctimas, que hablan desde el dolor y que también son víctimas.

Hay que hacer la distinción entre ellos, osea entre las víctimas, y entre los que viven victimizándose y dicen tener miedo. Magnates de medios que van a golpear la puerta de la Embajada de EEUU, dueños de canales de televisión que dicen tener “la sangre helada”, periodistas que dicen no saber si van a salir al aire a la semana próxima. Eso es burdo y busca crear estados de alerta y paranoia que no se condicen con la realidad que vive el país. Y todo para mantener intactos determinados intereses privados.

Y sí, claro que nadie tiene derecho de juzgarlos. A mí no me preocupa lo que puedan sentir los dueños de los medios. A mí lo que me preocupa es que la presidente TAMPOCO se paró a pensar en ellos cuando hizo semejante afirmación. Que es FALSA.

Estaba hablando de los “desaparecidos por decir lo que piensan”, en base al “miedo” de los operadores mediáticos que se victimizan. Y lo dijo en torno a la comparación con la época del terrorismo de Estado y el plan de desaparición sistemático por cuestiones, entre otras, ideológicas. Es absolutamente cierto y pertinente lo que dijo Cristina y decir que no pensó en Julio Lopez, Luciano Arruga o Marita Verón, que fueron chupados por mafias civiles/policiales es buscarle el pelo al huevo.

Si la crítica es que el aparato represivo de la dictadura no fue desactivado en su totalidad, es válido pero separemos los tantos. Acá no se chupan a nadie por decir lo que piensa.

Está bien, en eso concuerdo. Es verdad.

Ahora, el tema es que siendo presidente de los argentinos, NO PODÉS hablar con tanta liviandad del tema, mucho más cuando el caso López es justamente el de un desaparecido, que se dio en democracia, pero con mucho correlato con lo que pasó en la dictadura.

Y siendo aún más puntillosos, la desaparición forzada de personas es un delito que se sigue cometiendo en tanto la persona, o su cuerpo, no aparece. Con lo cual el Estado, por su continuidad jurídica, HOY, sigue desapareciendo a miles de personas. Lo cual no quiere decir que responda a decisiones del Gobierno de Cristina.

Sí, todo lo que quieras, Alejo… pero el tema es decir “hoy nadie puede desaparecer de ningún lado” cuando justamente Julio López fue desaparecido por animarse a declarar en contra de los represores ilegales del pasado, es mandarse una burrada con todas las letras. Y me parece que, ya que como Estado no se garantizó la seguridad y la integridad de López, lo menos que se merecen los familiares es un mínimo de respeto, esto quiere decir no decir una pelotudez semejante.

“Gracias Cristina por no hacernos desaparecer” ¿eso es lo que le tenemos que decir? ¿por qué sigue jodiendo con eso, cuál es el mérito?

Me conformo con que dejen de decir que “hay miedo”…

Cris dijo que miedo era el que tenía ella de desaparecer en la época de la dictadura jajajajajajajajajajajajajaajajaja.

Como dice metal, hace 30 años que vivimos en democracia y todavía quieren hacer parecer como un logro que no te chupen, mamadera…

Hay desaparecidos de este Gobierno

Ah y me olvidaba, no hay desaparaciones por parte del gobierno, pero hay muertes “dudosas” de empresarios enemigos, como gotti, y de testigos, el testigo clave de la causa zaffaroni, y empresarios y testigos donde la muerte no parece un accidente, como el de la causa de once y el empresario pesquero de sta cruz.

Ah y la tortura que no ha desaparecido, viejos vicios que todavía quedan en las prácticas de las fuerzas de la represión, digo del orden…

La tortura goza hoy de perfecta salud

POR MARCELO A. MORENO

Trece policías bonaerenses están siendo juzgados por “tortura seguida de muerte” de Fabián Gorosito, de 22 años, que trabajaba en un frigorífico y cuyo cuerpo apareció en agosto del 2010 en la localidad de Mariano Acosta con signos de tormentos fatales. Este horror tiene características particulares: detenido ilegalmente, según la acusación, fue trasladado a la comisaría 6a de Merlo donde fue golpeado con salvajismo y allí o en otra parte intervino en el martirio la mujer de uno de los policías, que habría tenido una relación íntima con la víctima -¿arrepentimiento o expiación a través del ejercicio de la crueldad?-. La venganza, entonces, habría sido el plus de la trama brutal.

“Finalmente:/cuando creemos conveniente,/después que nos divertimos/grandemente, decimos que al salvaje/el resuello se le ataje;/y a derecha/lo agarra uno de las mechas/mientras otro lo sujeta/como a potro de las patas/que si se mueve es a gatas./Entretanto nos clama por cuanto santo/tiene el cielo;/pero ahí nomás por consuelo/a su queja/abajito de la oreja/con un puñal bien templao/y afilao/que se llama quita penas/le atravesamos las venas/del pescuezo.

/¿Y que se le hace con eso?/larga sangre que es un gusto, /y del susto/entra revolver los ojos.” Los terribles versos corresponden al poeta Hilario Ascasubi y fueron escritos en 1842, es decir, 29 años después de que la Asamblea del año 1813 declaraba abolida la tortura en el país y quemara públicamente sus instrumentos.

Pero siguió y sigue, pertinaz, protegida, constante.

Hace unos días en el Congreso se realizó un muy oficial Encuentro contra la Violencia Institucional. En él participaron integrantes del gobierno y notorios simpatizantes de la gestión de la doctora Kirchner, desde Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo hasta la ministra de Seguridad, Nilda Garré, pasando por el juez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni, el ex canciller Jorge Taiana y la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó.

La intención indisimulada era servir de soporte intelectual a la ley que pretende hacer del Poder Judicial una dependencia del Poder Ejecutivo. Para quien tuviera dudas, Estela de Carlotto leyó en el documento final del Encuentro un párrafo referido a “las dificultades que la democracia todavía tiene para entrar de lleno y apropiarse de la instituciones de seguridad y de justicia.” Curiosa palabra la empleada: “apropiarse”.

Pero en lo que casi todos los disertantes coincidieron fue en la vitalidad de la represión y la tortura en la Argentina. Julián Domínguez, kirchnerista presidente de la Cámara de Diputados, enumeró: “En los últimos 12 años murieron 1.893 personas en hechos de violencia institucional con participación de integrantes de las fuerzas de seguridad y el 49 por ciento de estas personas murió por disparos efectuados por policías que estaban de servicio”.

Jorge Taiana fue mucho más allá y trazó un cuadro sociológico. “La tortura es una práctica social, ya que no sólo es un medio para sacar información o justificarla sino que también constituye un elemento de disciplinamiento social. Se tortura al delincuente porque se entiende que se está autoexcluyendo del Estado de Derecho; pero (además) es una forma pedagógica de mantener disciplinado al conjunto de los excluidos que hay en la sociedad. Es el miedo al levantamiento del conjunto de los excluidos lo que lleva a mantener la tortura un instrumento de disciplinamiento social. Muchas de nuestras policías provinciales lo que hacen no es combatir sino administrar el delito. En esta administración la tortura es un elemento de convocatoria y disciplinamiento sobre todo de los jóvenes.” Nótese que omite a la Federal, como si fuera impoluta.

Es decir, de lo que hablan los funcionarios o ex funcionarios de este gobierno es de una práctica sistemática que se ejerce en cárceles y comisarías como en tiempos de la dictadura militar.

La primera pregunta que surge es: ¿qué hacen o hicieron estos funcionarios y entusiastas del “modelo” para terminar con estas salvajadas? Nilda Garré sostuvo que hay que “monitorear la gestión y del desempeño de la Policía y controlar el uso y abuso de la fuerza.” ¿Pero ella no es ministra de Seguridad? ¿No está justamente para eso?

La segunda pregunta es: ¿por qué continúan estas aberraciones luego de casi una década de un kirchnerismo que agita la bandera de los derechos humanos en cuanto foro participe como si fuera propia?

La respuesta es simple como el mango de la sartén o la punta de un cuchillo: porque el poder lo permite, lo cobija y lo estimula, sin mostrar el menor síntoma de voluntad política para cortar de cuajo estas ferocidades. Más: parecería que le convienen.

¿Y quien detenta abrumadoramente el poder en la Argentina? El kirchnerismo, que ha hecho del doble discurso el instrumento más potente y filoso para su proyecto inclaudicable de dominación total de la sociedad.

Hay desaparecidos, torturas en cárceles, en reformatorios, hay más gatillo fácil que nunca, hay asesinatos de aborígenes ¿denunció Cristina, la defensora número uno de los derechos humanos, todos estos actos? Yo escuché de boca de ella cómo escrachaba a Bonelli por cadena nacional, por ejemplo, pero nunca una denuncia así. Tal vez la dijo y no la escuche, no sé…

Ah me olvidé del proyecto x de gendarmería y de los polícias infiltrados en la agencia rodolfo walsh.

¿Cómo que no se puede juzgar lo que dice una víctima? ¿Le hacemos caso a Blumberg y bajamos la imputabilidad?

Yo creo que el gobierno nacional SI puede hacer aparecer a Arruga.

Curiosamente en el 2004 le hicieron caso al ingenieri Blumberg.