Palabras de Carlos Menem para el club

“…River no sólo se sostiene de jararquía de nombres futbolísticos, River volvió a tener su propia mística, que es lo que se fue perdiendo con la avaricia de estómagos lujosos y sobrealimentados de oscuridad pero hambrientos de la gloria que demanda esta poderosa institución. River volvió a pesar en cualquier cancha y en la localía compuesta por ese verde césped tan correcto del Monumental, que retornó la presencia política de ganar o ganar; diferenciado de ese juego combinado de especulación y escaso compromiso, formando un sistema de mediocridad liderado y lucrado en favor a la peste mercenaria más crónica que lastimó a mi querida banda. Esa plaga innombrable que ganó dos bolsillos a cero y que desapareció por arte del mago sin dientes porque ni siquiera un buen mago quiere crear vínculos con abusiva calamidad. Porque magos, sí, magos, son los que ahora pisan y tienen palabra en el club, magos que brillaron y estallaron gargantas ante el rugido millonario por litros y litros de transpiración de buena fé y también, magos de otro calibre, de otra talla en relación a sus ideales pero semejantes porque son hinchas de River y quieren lo mejor para el club. Este cambio, es uno de los tantos cambios, una pequeña parte, solo una miga de volver a verte en lo más alto River querido. Esa miga, es el comienzo de la recolección de millones de migas para ir por más y más. Por eso hoy, River vuelve a ser River…”

“…River no sólo se sostiene de jararquía de nombres futbolísticos, River volvió a tener su propia mística, que es lo que se fue perdiendo con la avaricia de estómagos lujosos y sobrealimentados de oscuridad pero hambrientos de la gloria que demanda esta poderosa institución. River volvió a pesar en cualquier cancha y en la localía compuesta por ese verde césped tan correcto del Monumental, que retornó la presencia política de ganar o ganar; diferenciado de ese juego combinado de especulación y escaso compromiso, formando un sistema de mediocridad liderado y lucrado en favor a la peste mercenaria más crónica que lastimó a mi querida banda. Esa plaga innombrable que ganó dos bolsillos a cero y que desapareció por arte del mago sin dientes porque ni siquiera un buen mago quiere crear vínculos con abusiva calamidad. Porque magos, sí, magos, son los que ahora pisan y tienen palabra en el club, magos que brillaron y estallaron gargantas ante el rugido millonario por litros y litros de transpiración de buena fé y también, magos de otro calibre, de otra talla en relación a sus ideales pero semejantes porque son hinchas de River y quieren lo mejor para el club. Este cambio, es uno de los tantos cambios, una pequeña parte, solo una miga de volver a verte en lo más alto River querido. Esa miga, es el comienzo de la recolección de millones de migas para ir por más y más. Por eso hoy, River vuelve a ser River…”

1 Like

Yo no se como no baneraron al pelotudo este…ah cierto :smiley: