Opciones para parar el calor

Es importante tener un equipo acondicionador de aire en nuestras casas. Pero si una compra de ese tipo está fuera de su alcance, hay trucos sencillos para paliar la carencia.

  • La psicología: Muchos especialistas dicen que nuestra percepción térmica tiene un alto componente de sugestión psicológica. Si usted cree que hace mucho calor, sufrirá más la temperatura elevada. En cambio, si tiene pensamientos asociados a la época invernal, podrá sentir un inmenso alivio. Dígase a usted mismo “hace frío, hace frío, muchísimo frío”. Este consejo debe ser manejado con prudencia por aquellas personas que tienen una gran capacidad de autosugestión. Se sabe de un hombre que por repetirse tanto esto, murió congelado en el Barrio San Cayetano en enero de 2006. Cuando usted note que ya no siente los pies, o que tiene los dedos azules y cristalizados, eleve su temperatura diciéndose “ahora está haciendo calorcito, ahora está haciendo calorcito”. Y así vaya regulando hasta encontrar su temperatura ideal.

  • Las visitas: Haga un listado de los familiares y amigos que tienen aire acondicionado en sus domicilios, y arme un programa de visitas a todos ellos, con cualquier excusa. Por ejemplo, ofrézcales una docena de pastelitos, diciéndoles que es para contribuir al arreglo de una escuelita rural. Si le dicen que sí, aparezca en la casa con los discos y el membrillo, dando a entender que estaba claro que los pastelitos se prepararían en la casa de los interesados. Una vez dentro, invente normas gastronómicas (por ejemplo, “la masa del pastelito es la que más tiempo hay que trabajar antes de poder usarla”) para dilatar todo lo posible su permanencia en la casa. Otro truco bueno es ir entregando los pastelitos de a uno. Tras cada entrega, usted debe lavar los elementos utilizados, y luego empezar desde cero para el siguiente.

  • Los consultorios: Los consultorios con aire son una excelente alternativa. No le haga asco a nada. Si usted es un rudo colectivero, pero encuentra refugio en un consultorio ginecológico, métale igual. De últimas, déjese revisar, y cuando la doctora lo haga desvestir y le diga “¡Pero usted es un hombre!”, responda con la mayor naturalidad posible: “¡Con razón no podía quedar embarazada!” (Opción B: “¡Uy!¿Entonces dónde me venía poniendo los tampones yo?”).

  • Las oficinas públicas: Son sitios ideales, aunque en general los recintos refrigerados son sólo para los funcionarios. Pero si encuentra una sala de espera bien climatizada, vaya con toda la familia y pase el día. Hágase pasar por alguien que quiere una entrevista con un funcionario. Plantee problemas graves y urgentes, así se garantiza que no lo atenderán en todo el día.

  • La Legislatura: Las sesiones de la Legislatura se pueden ver en un ambiente refrigerado. Tiene la contra de que tendrá que escuchar a los diputados.

  • Las farmacias: Prácticamente todas tienen aire. Apréndase de memoria el vademecum del Pami, y una vez que sea atendido empiece a pedir precio de todos los medicamentos de ese listado. Cuando acabe, pida que le pasen esos valores a dólares. Luego, vaya usted a otro sector, y mande a preguntar a los chicos. Si se niegan, cáguelos a tongos.

  • Las inmobiliarias: Son también buenos lugares. La pregunta ideal es “¿Qué tienen como para vender al contado en esta semana?”. Lo bueno es que encima que vas a pasar un buen rato ahí, te van a tratar como si fueras un hermano reencontrado. Llevá a la flía porque hasta capaz te dan de cenar.

  • Las concesionarias: Es otro comercio bueno para ir con la doña y los pibes. Preguntá “¿cómo es lo del Plan Cero?”. Después de que se deshagan en explicaciones, decí: “Ah, yo pensaba que se llamaba así porque era para los que tenemos cero guita”, y andate con la frente bien alta.

  • El Poder Judicial: Una opción muy disponible. Acercate a cualquier sede de la justicia, y la cantidad de bolas frías que hay adentro ocupando cargos relevantes te va a transmitir tal nivel de gelidez, que vas a tener que cuidarte mucho de no contraer una pulmonía.

Fuente: Angau Noticias

Es importante tener un equipo acondicionador de aire en nuestras casas. Pero si una compra de ese tipo está fuera de su alcance, hay trucos sencillos para paliar la carencia.

  • La psicología: Muchos especialistas dicen que nuestra percepción térmica tiene un alto componente de sugestión psicológica. Si usted cree que hace mucho calor, sufrirá más la temperatura elevada. En cambio, si tiene pensamientos asociados a la época invernal, podrá sentir un inmenso alivio. Dígase a usted mismo “hace frío, hace frío, muchísimo frío”. Este consejo debe ser manejado con prudencia por aquellas personas que tienen una gran capacidad de autosugestión. Se sabe de un hombre que por repetirse tanto esto, murió congelado en el Barrio San Cayetano en enero de 2006. Cuando usted note que ya no siente los pies, o que tiene los dedos azules y cristalizados, eleve su temperatura diciéndose “ahora está haciendo calorcito, ahora está haciendo calorcito”. Y así vaya regulando hasta encontrar su temperatura ideal.

  • Las visitas: Haga un listado de los familiares y amigos que tienen aire acondicionado en sus domicilios, y arme un programa de visitas a todos ellos, con cualquier excusa. Por ejemplo, ofrézcales una docena de pastelitos, diciéndoles que es para contribuir al arreglo de una escuelita rural. Si le dicen que sí, aparezca en la casa con los discos y el membrillo, dando a entender que estaba claro que los pastelitos se prepararían en la casa de los interesados. Una vez dentro, invente normas gastronómicas (por ejemplo, “la masa del pastelito es la que más tiempo hay que trabajar antes de poder usarla”) para dilatar todo lo posible su permanencia en la casa. Otro truco bueno es ir entregando los pastelitos de a uno. Tras cada entrega, usted debe lavar los elementos utilizados, y luego empezar desde cero para el siguiente.

  • Los consultorios: Los consultorios con aire son una excelente alternativa. No le haga asco a nada. Si usted es un rudo colectivero, pero encuentra refugio en un consultorio ginecológico, métale igual. De últimas, déjese revisar, y cuando la doctora lo haga desvestir y le diga “¡Pero usted es un hombre!”, responda con la mayor naturalidad posible: “¡Con razón no podía quedar embarazada!” (Opción B: “¡Uy!¿Entonces dónde me venía poniendo los tampones yo?”).

  • Las oficinas públicas: Son sitios ideales, aunque en general los recintos refrigerados son sólo para los funcionarios. Pero si encuentra una sala de espera bien climatizada, vaya con toda la familia y pase el día. Hágase pasar por alguien que quiere una entrevista con un funcionario. Plantee problemas graves y urgentes, así se garantiza que no lo atenderán en todo el día.

  • La Legislatura: Las sesiones de la Legislatura se pueden ver en un ambiente refrigerado. Tiene la contra de que tendrá que escuchar a los diputados.

  • Las farmacias: Prácticamente todas tienen aire. Apréndase de memoria el vademecum del Pami, y una vez que sea atendido empiece a pedir precio de todos los medicamentos de ese listado. Cuando acabe, pida que le pasen esos valores a dólares. Luego, vaya usted a otro sector, y mande a preguntar a los chicos. Si se niegan, cáguelos a tongos.

  • Las inmobiliarias: Son también buenos lugares. La pregunta ideal es “¿Qué tienen como para vender al contado en esta semana?”. Lo bueno es que encima que vas a pasar un buen rato ahí, te van a tratar como si fueras un hermano reencontrado. Llevá a la flía porque hasta capaz te dan de cenar.

  • Las concesionarias: Es otro comercio bueno para ir con la doña y los pibes. Preguntá “¿cómo es lo del Plan Cero?”. Después de que se deshagan en explicaciones, decí: “Ah, yo pensaba que se llamaba así porque era para los que tenemos cero guita”, y andate con la frente bien alta.

  • El Poder Judicial: Una opción muy disponible. Acercate a cualquier sede de la justicia, y la cantidad de bolas frías que hay adentro ocupando cargos relevantes te va a transmitir tal nivel de gelidez, que vas a tener que cuidarte mucho de no contraer una pulmonía.

Fuente: Angau Noticias

la ultima opcion es la adecuada.mejor no digo nada de vos porq me como otra infraccion de 5 puntos

Si mejor, porque aunque me coma 5 puntos de infracción, la que te va decir un par de verdades soy yo.

“No sé que tanto incide lo psicológico, porque ahora por más que pensaba que tenia frio, sigo cagadísima de calor” jajaja :mrgreen:

neh pera pera calmate un poco no me pegues:roll::slight_smile:

No serás muy chistoso Ángel?

ya esta tartamudeando jajajaja

jajaja, la psicologica xD
esta bueno che. por esta zona hace demaciado calor, todo el año