Los primeros vietnamitas


“De la mitad para atrás, Vietnam. De la mitad para adelante, explosión”

Héctor “Bambino” Veira

La guerra de Vietnam fue un sangriento conflicto que duró casi 30 años, en el que murieron más de un millón de personas, y en el cual Estados Unidos debió retirarse derrotado después de empantanarse durante varios años en una lucha infructuosa en las selvas contra las guerrillas del Norte; después de años de luchar con miles de bajas y heridos. Desde entonces ir a Vietnam es sinónimo de intentar una tarea tortuosa y de improbable resolución, un sinónimo del infierno.
La frase del Bambino sintetiza como pocas, las características que debería tener un gran equipo: un ataque mortífero y solidez defensiva, no sólo defensores buenos técnicamente, sino también hombres de carácter que convierten su terreno en un campo minado. Así fue su River de los 80s.

“¿Pero tú qué crees, que antes éramos pelotudos, que con dos tipos defendíamos a cinco?”
Alfredo Di Stefano contéstandole a un periodista a una pregunta sobre las defensas antiguas.

La máquina es siempre recordada muchas veces, injustamente, sólo por sus delanteros. Pero si hay una estadística en la que sobresalió el equipo argentino más famoso de la historia, fue en la defensa. Fue por amplio margen el equipo con menos goles en contra en esos años. De los 6 campeonatos disputados por la máquina entre 1941 y 1946, en 5 oportunidades fue la valla menos vencida. Y contrariamente a lo que uno pensaría, no fue el equipo más goleador en ese período. Su éxito se cimentó en la fortaleza defensiva. Fue un equipo construido de atrás hacia adelante, aunque la historia se empecine en recordarlo de otro modo. A partir de 1940 River adopta la defensa en M, pasando de tener 2 backs y 3 halves (o medios defensivos) a tener 3 backs y 2 halves defensivos. Así mutaba del 2-3-2-3 a la W-M. Estos cambios los introdujo el D.T. húngaro Franz Platko que había estado en el Arsenal de Inglaterra unos años antes, justamente donde se habría desarrollado ese esquema. Aunque al principio al equipo le costó adaptarse y realizó una mediocre campaña ese año, luego Cesarini y Peucelle le darían los ajustes necesarios.

Antiguamente se simplificaba, hablando de 5 defensores y 5 atacantes. Los 2 defensores y los 3 medios o 3 defensores y 2 medios en el caso de la W-M se los consideraba defensores y los 5 de arriba, atacantes.

Por esta partición del equipo en 2 mitades es muy común la foto de los 5 jugadores de arriba. Incluso hasta bien entrados los años 70s el periodismo persistió con estas fotos, diviendo al equipo en 2 grupos. Como vemos en esta foto del equipo de la delantera del equipo de 1975 dirigido por Labruna:


De izquierda a derecha: Pedro González, JJ López, Morete, Alonso, Mas.

En esas fotos de 5 jugadores en general los grandes olvidados eran los defensores.

Así como se puede recitar de corrido a los 5 de arriba que todos conocemos, estaban los 5 fantásticos de la defensa: Yácono, Vaghi, Ferreyra, Rodolfi y Ramos. Estos 5 nombres fueron los titulares habituales de River en la primera mitad de la década de 1940.

Estos hombres fueron la primera versión de un Vietnam riverplatense:

De izquierda a derecha: Yácono, Ramos, Vaghi, Rodolfi, Ferreyra

Ricardo Vaghi: back central, último hombre. El segundo jugador más ganador en la historia de River: 15 títulos entre 1936 y 1947. Comenzó a jugar en el legendario equipo bicampeón de 1936/1937 con Bernabé, Peucelle, Cesarini y los jóvenes Moreno y Pedernera. Fue el patrón. la última frontera. Contaba Labruna que tiraba el fuera de juego y tenía un gran timing. Pedernera solía recordarlo como uno de los hombres más importantes de la escuadra. Peucelle, lo reconoce en su libro como una muralla. Fue el dueño de la defensa en ese equipo, no sólo por su calidad sino por el respeto que transmitía, como lo muestra una crítica de Amadeo Carrizo a sus compañeros de los años 60s. En esa época un Carrizo grande, cercano a los 40 años, era un jugador de pocas pulgas y los rivales lo sabían y lo provocaban para sacarlo. La situación llegó a su clímax en un partido en cancha de Boca, donde Menéndez (un ex River) hizo el gol de la victoria para el 1-0, y luego se burló de él. Amadeo se lo cruzó en el túnel y de una trompada lo dejó noqueado en el piso, con el pómulo sangrando. Fue un escándalo y el arquero casi termina arrestado. Finalmente la dirigencia de River, determinó que Carrizo no jugara más en la bombonera, para evitar estos incidentes. Amadeo entonces amargamente se quejó de la falta de apoyo ante las provocaciones en los partidos y dijo que con Ricardo Vaghi en la cancha, eso no hubiera ocurrido.

Norberto Yácono: half derecho y back derecho en tiempos de W-M, otro producto de la cantera. Era el jugador más bajo del equipo, pero un pequeño gigante. Uno de los mejores marcadores de punta de la historia, su apodo era “estampilla” por el celo que ponía en anular a los punteros rivales. Parte de la historia grande de River, en dos décadas. Jugó desde 1938 hasta 1953, yéndose a jugar a México con un bicampeonato bajo el brazo. Custodio de la última línea de la máquina y la maquinita, partícipe de la histórica gira por Europa. Además jugó en la selección durante casi toda su carrera, y fue su capitán en algunos encuentros. Otro de los más ganadores de la historia: 13 títulos y además Copa América con el equipo nacional. Terminó su etapa de jugador en el fútbol de Estados Unidos, siendo el primer profesional de esa liga.

Luis Ferreyra: 106 partidos, back central y back izquierdo. También formado en las inferiores. Jugó entre 1940 y 1948. Poseía una fuerte marca y un buen juego aéreo, era uno de los jugadores más alto del plantel. Ganó 10 títulos en esa gloriosa época. En 1948 a partir de la huelga de jugadores, partió hacia la liga colombiana.

Bruno Rodolfi: center half o half derecho en W-M, proveniente de Gimnasia y Esgrima de Mendoza a mediados de los años 30s y fue suplente del gran José María Minella, hasta el retiro de éste. Fue el gran recuperador del medio campo y también el capitán del equipo durante un tiempo. Un jugador serio y muy aplicado a la marca con un rostro severo, intimidante, en la mayoría de las fotos de las formaciones antes de salir, aparece con cara de pocos amigos. Otro de los jugadores más ganadores de la historia con 15 títulos.

José Ramos: el otro half de la máquina, jugando del lado izquierdo. Tenía un perfil más ofensivo y lo llamaban el sexto atacante, ya que se sumaba frecuentemente en las ofensivas del equipo. En las fotos es la antítesis de Rodolfi, con bigote y una sonrisa canchera, una estampa similar a la de Moreno. Vino de Lanús en 1940 e incluso estuvo presente en el primer título de la maquinita en 1952. Como la mayoría de sus compañeros, está entre los más ganadores de la historia: 12 títulos.

El sexto vietnamita

Félix Loustau: wing izquierdo, half izquierdo y back izquierdo. Un 3 en 1. Chaplin, fue probablemente el primer carrilero de la historia. Jugaba por todo el flanco izquierdo. En inferiores hizo toda su carrera en un puesto defensivo: half izquierdo, pero al llegar a River, Cesarini lo reinventó como puntero. Tenía una gran capacidad aeróbica y eso lo hacía bajar al medio a dar una mano con la recuperación de la pelota. Le decían wing-ventilador porque daba aire al equipo, donde éste lo necesitara. En esa época en la que no se podían hacer cambios, cuando River estaba en ventaja, y el rival empujaba por la igualdad, Loustau bajaba a posición de 3, haciendo que el back izquierdo (Ferreyra o Rodríguez, jugadores altos de buen juego aéreo) pasaran a formar una dupla central con Vaghi, quedando una línea de 4, con mayor capacidad para rechazar los centros a la olla. De esa forma la máquina era un equipo que se redefinía en su esquema, jugando el 3-4-3 de la W-M a 3-5-2 o a un 4-4-2 de acuerdo al lugar donde el incansable Loustau diera una mano.

Otros vietnamitas

Avelino Cadilla: no podía faltar un uruguayo en todo gran equipo de la historia de River. Back central, el jugador negro que se ve en algunas fotos de los primeros años de la máquina, jugaba en la izquierda de la zaga. Jugó 30 partidos entre 1941-1942, con 6 títulos ganados. Se lesionó seriamente en 1942 y su lugar fue ocupado definitivamente por Ferreyra.

Eduardo Rodríguez: el zurdo, el suplente que más jugó en esos años. Custodió la banda izquierda durante 97 partidos. Un gran defensor que llegó de Estudiantes de la Plata, para reemplazar a Ferreyra cuando éste se lesionó y estuvo un tiempo fuera de las canchas. Ganó los títulos locales de 1945 y 1947 y las respectivas Aldaos. Jugador muy ponderado por Peucelle y sus contemporáneos.

Pipo Rossi: el mítico center half, reemplazaría a un maduro Rodolfi en sus últimos años. Después sería una gran figura del fútbol argentino y sudamericano, pero eso sería en la década siguiente. Jugó algunos partidos en los últimos años de la máquina y a partir de 1947 pasó a ser titular, hasta que formó parte del éxodo al fútbol colombiano, donde fue uno de sus más destacados valores.


“De la mitad para atrás, Vietnam. De la mitad para adelante, explosión”

Héctor “Bambino” Veira

La guerra de Vietnam fue un sangriento conflicto que duró casi 30 años, en el que murieron más de un millón de personas, y en el cual Estados Unidos debió retirarse derrotado después de empantanarse durante varios años en una lucha infructuosa en las selvas contra las guerrillas del Norte; después de años de luchar con miles de bajas y heridos. Desde entonces ir a Vietnam es sinónimo de intentar una tarea tortuosa y de improbable resolución, un sinónimo del infierno.
La frase del Bambino sintetiza como pocas, las características que debería tener un gran equipo: un ataque mortífero y solidez defensiva, no sólo defensores buenos técnicamente, sino también hombres de carácter que convierten su terreno en un campo minado. Así fue su River de los 80s.

“¿Pero tú qué crees, que antes éramos pelotudos, que con dos tipos defendíamos a cinco?”
Alfredo Di Stefano contéstandole a un periodista a una pregunta sobre las defensas antiguas.

La máquina es siempre recordada muchas veces, injustamente, sólo por sus delanteros. Pero si hay una estadística en la que sobresalió el equipo argentino más famoso de la historia, fue en la defensa. Fue por amplio margen el equipo con menos goles en contra en esos años. De los 6 campeonatos disputados por la máquina entre 1941 y 1946, en 5 oportunidades fue la valla menos vencida. Y contrariamente a lo que uno pensaría, no fue el equipo más goleador en ese período. Su éxito se cimentó en la fortaleza defensiva. Fue un equipo construido de atrás hacia adelante, aunque la historia se empecine en recordarlo de otro modo. A partir de 1940 River adopta la defensa en M, pasando de tener 2 backs y 3 halves (o medios defensivos) a tener 3 backs y 2 halves defensivos. Así mutaba del 2-3-2-3 a la W-M. Estos cambios los introdujo el D.T. húngaro Franz Platko que había estado en el Arsenal de Inglaterra unos años antes, justamente donde se habría desarrollado ese esquema. Aunque al principio al equipo le costó adaptarse y realizó una mediocre campaña ese año, luego Cesarini y Peucelle le darían los ajustes necesarios.

Antiguamente se simplificaba, hablando de 5 defensores y 5 atacantes. Los 2 defensores y los 3 medios o 3 defensores y 2 medios en el caso de la W-M se los consideraba defensores y los 5 de arriba, atacantes.

Por esta partición del equipo en 2 mitades es muy común la foto de los 5 jugadores de arriba. Incluso hasta bien entrados los años 70s el periodismo persistió con estas fotos, diviendo al equipo en 2 grupos. Como vemos en esta foto del equipo de la delantera del equipo de 1975 dirigido por Labruna:


De izquierda a derecha: Pedro González, JJ López, Morete, Alonso, Mas.

En esas fotos de 5 jugadores en general los grandes olvidados eran los defensores.

Así como se puede recitar de corrido a los 5 de arriba que todos conocemos, estaban los 5 fantásticos de la defensa: Yácono, Vaghi, Ferreyra, Rodolfi y Ramos. Estos 5 nombres fueron los titulares habituales de River en la primera mitad de la década de 1940.

Estos hombres fueron la primera versión de un Vietnam riverplatense:

De izquierda a derecha: Yácono, Ramos, Vaghi, Rodolfi, Ferreyra

Ricardo Vaghi: back central, último hombre. El segundo jugador más ganador en la historia de River: 15 títulos entre 1936 y 1947. Comenzó a jugar en el legendario equipo bicampeón de 1936/1937 con Bernabé, Peucelle, Cesarini y los jóvenes Moreno y Pedernera. Fue el patrón. la última frontera. Contaba Labruna que tiraba el fuera de juego y tenía un gran timing. Pedernera solía recordarlo como uno de los hombres más importantes de la escuadra. Peucelle, lo reconoce en su libro como una muralla. Fue el dueño de la defensa en ese equipo, no sólo por su calidad sino por el respeto que transmitía, como lo muestra una crítica de Amadeo Carrizo a sus compañeros de los años 60s. En esa época un Carrizo grande, cercano a los 40 años, era un jugador de pocas pulgas y los rivales lo sabían y lo provocaban para sacarlo. La situación llegó a su clímax en un partido en cancha de Boca, donde Menéndez (un ex River) hizo el gol de la victoria para el 1-0, y luego se burló de él. Amadeo se lo cruzó en el túnel y de una trompada lo dejó noqueado en el piso, con el pómulo sangrando. Fue un escándalo y el arquero casi termina arrestado. Finalmente la dirigencia de River, determinó que Carrizo no jugara más en la bombonera, para evitar estos incidentes. Amadeo entonces amargamente se quejó de la falta de apoyo ante las provocaciones en los partidos y dijo que con Ricardo Vaghi en la cancha, eso no hubiera ocurrido.

Norberto Yácono: half derecho y back derecho en tiempos de W-M, otro producto de la cantera. Era el jugador más bajo del equipo, pero un pequeño gigante. Uno de los mejores marcadores de punta de la historia, su apodo era “estampilla” por el celo que ponía en anular a los punteros rivales. Parte de la historia grande de River, en dos décadas. Jugó desde 1938 hasta 1953, yéndose a jugar a México con un bicampeonato bajo el brazo. Custodio de la última línea de la máquina y la maquinita, partícipe de la histórica gira por Europa. Además jugó en la selección durante casi toda su carrera, y fue su capitán en algunos encuentros. Otro de los más ganadores de la historia: 13 títulos y además Copa América con el equipo nacional. Terminó su etapa de jugador en el fútbol de Estados Unidos, siendo el primer profesional de esa liga.

Luis Ferreyra: 106 partidos, back central y back izquierdo. También formado en las inferiores. Jugó entre 1940 y 1948. Poseía una fuerte marca y un buen juego aéreo, era uno de los jugadores más alto del plantel. Ganó 10 títulos en esa gloriosa época. En 1948 a partir de la huelga de jugadores, partió hacia la liga colombiana.

Bruno Rodolfi: center half o half derecho en W-M, proveniente de Gimnasia y Esgrima de Mendoza a mediados de los años 30s y fue suplente del gran José María Minella, hasta el retiro de éste. Fue el gran recuperador del medio campo y también el capitán del equipo durante un tiempo. Un jugador serio y muy aplicado a la marca con un rostro severo, intimidante, en la mayoría de las fotos de las formaciones antes de salir, aparece con cara de pocos amigos. Otro de los jugadores más ganadores de la historia con 15 títulos.

José Ramos: el otro half de la máquina, jugando del lado izquierdo. Tenía un perfil más ofensivo y lo llamaban el sexto atacante, ya que se sumaba frecuentemente en las ofensivas del equipo. En las fotos es la antítesis de Rodolfi, con bigote y una sonrisa canchera, una estampa similar a la de Moreno. Vino de Lanús en 1940 e incluso estuvo presente en el primer título de la maquinita en 1952. Como la mayoría de sus compañeros, está entre los más ganadores de la historia: 12 títulos.

El sexto vietnamita

Félix Loustau: wing izquierdo, half izquierdo y back izquierdo. Un 3 en 1. Chaplin, fue probablemente el primer carrilero de la historia. Jugaba por todo el flanco izquierdo. En inferiores hizo toda su carrera en un puesto defensivo: half izquierdo, pero al llegar a River, Cesarini lo reinventó como puntero. Tenía una gran capacidad aeróbica y eso lo hacía bajar al medio a dar una mano con la recuperación de la pelota. Le decían wing-ventilador porque daba aire al equipo, donde éste lo necesitara. En esa época en la que no se podían hacer cambios, cuando River estaba en ventaja, y el rival empujaba por la igualdad, Loustau bajaba a posición de 3, haciendo que el back izquierdo (Ferreyra o Rodríguez, jugadores altos de buen juego aéreo) pasaran a formar una dupla central con Vaghi, quedando una línea de 4, con mayor capacidad para rechazar los centros a la olla. De esa forma la máquina era un equipo que se redefinía en su esquema, jugando el 3-4-3 de la W-M a 3-5-2 o a un 4-4-2 de acuerdo al lugar donde el incansable Loustau diera una mano.

Otros vietnamitas

Avelino Cadilla: no podía faltar un uruguayo en todo gran equipo de la historia de River. Back central, el jugador negro que se ve en algunas fotos de los primeros años de la máquina, jugaba en la izquierda de la zaga. Jugó 30 partidos entre 1941-1942, con 6 títulos ganados. Se lesionó seriamente en 1942 y su lugar fue ocupado definitivamente por Ferreyra.

Eduardo Rodríguez: el zurdo, el suplente que más jugó en esos años. Custodió la banda izquierda durante 97 partidos. Un gran defensor que llegó de Estudiantes de la Plata, para reemplazar a Ferreyra cuando éste se lesionó y estuvo un tiempo fuera de las canchas. Ganó los títulos locales de 1945 y 1947 y las respectivas Aldaos. Jugador muy ponderado por Peucelle y sus contemporáneos.

Pipo Rossi: el mítico center half, reemplazaría a un maduro Rodolfi en sus últimos años. Después sería una gran figura del fútbol argentino y sudamericano, pero eso sería en la década siguiente. Jugó algunos partidos en los últimos años de la máquina y a partir de 1947 pasó a ser titular, hasta que formó parte del éxodo al fútbol colombiano, donde fue uno de sus más destacados valores.

20 Likes

Ricardo Vaghi, el defensor más importante en la historia de River, quizás del fútbol argentino.
Yo lo suelo incluir como el “2” de mi equipo histórico, digamos.
Muy poco reconocido para lo que fue.

8 Likes

CABALLERO DE LA FINA ESTAMPA

River Plate 1935/49 - 323 partidos - 0 goles - 15 títulos.

Cuando se hizo cargo de las divisiones formativas de River Plate, tras su retiro como futbolista profesional, el sabio Barullo Peucelle fue bastante gráfico para explicar lo que pretendía. Llamó al grupo de jóvenes que jugaban en la defensa, los reunió en torno a él en el círculo central del campo de entrenamiento, sacó de un sobre cerrado una fotografía y levantándola a la altura de su cabeza y dijo: “Señores, esto es lo que yo quiero de ustedes”. Lo que la fotografía contenía era una imagen de Ricardo Vaghi parando un balón con el pecho. Corría 1942. Vaghí tenía 26 años y ya era un referente ineludible.

Ricardo Vaghi era un señor. Tenía pinta de señor. Se comportaba como un señor. Jugaba como un señor. Tanto lo era que hasta no era muy habitué de las largas noches de parranda de un grupo de futbolístas tan expertos en la cancha como en la pista de baile. Esa figura altiva, plena de recato y de autoridad, fue una marca distintiva en aquellos equipos riverplatenses que encontraban velozmente el elogio casi siempre por el espectáculo y no por la solidez defensiva. Pero aún en épocas esplendorosas, Vaghi siempre fue un pilar. Pulió su estilo actuando a campo abierto, donde no solo la fortaleza física, sino también el don del timming, era lo único que garantizaba la supervivencia ante delanteros estelares. Se volvió experto en cubrir las espaldas de volantes que iban siempre y volvían cada tanto, y todo lo hacía con un touch señorial que fue la marca distintiva de toda su carrera.

Nacido en 1916, y criado a pleno picado en los barrosos potreros del Parque Centenario, cuesta creer que una figura tan adherida a la esencia riverplatense, haya iniciado su camino del fútbol portando la insignia prohibida. “Allá en Boca jugaba poco y nunca me dieron bola, hasta que un día me canse y me fui”, dijo alguna vez. A los 15 años se enroló en Almagro y al año siguiente, gracias al ojo perspicaz de un anónimo socio millonario, el flaquito Vaghi apareció por primera vez en el portón del estadio de Alvear y Tagle para fichar por River.

Una lesión del zaguero titular Teófilo Juárez, propicio que el Húngaro Emérico Hirschl lo estrenara en Primera el domingo 4 de agosto de 1935. Con 19 años, Vaghi jamás pudo borrar la chochera de ese día por jugar al lado del divo Bernabé Ferreyra, pese a que el humilde Platense haya arruinado la tarde perfecta ganando por 2-0. Fue el primero de 323 partidos con la banda roja, los primeros en forma alternada, y desde 1938 de manera casi ininterrumpida. Supo armar con otros backs inolvidables como el “zurdo” Eduardo Rodríguez o Luis Antonio Ferreyra formidables duplas custodias de la retaguardia de La Máquina, aguantando a pié firme las aventuras de un equipo preparado para el show.

Ricardo Vaghi fue tal vez el mejor defensor de su tiempo y uno de los grandes olvidados a la hora de las convocatorias para la Selección Nacional, que en esos tiempos era conducida como un feudo por Don Guillermo Stábile, un hombre al que buena parte del plantel millonario le profesaba una alta antipatía, y que prefería la confianza que le otorgaba José Salomón –un buen zaguero del Racing Club que dirigía- a los pergaminos ampliamente reconocidos y elogiados de Vaghi. Quedará como una anécdota en su trayectoria que jamás haya jugado partidos alguno con la casaca Argentina. Una carrera coronada con 6 vueltas olímpicas y la presencia perpetua por una década y media en el cuadro titular millonario.

El 24 de noviembre de 1949 La banda le ganó a Ferro Carril Oeste 1-0 en el Gasómetro de Avenida La Plata. No fue aquella una tarde felíz para el mundo River. Vaghi trabó firme una pelota y el delantero verdolaga, en la inercia de la carrera, cayó encima de su rodilla rompiéndole los ligamentos y meniscos. Salió de la cancha caminando a duras penas, pero buscando conservar ese porte que lo hizo un caballero distinguido de las canchas. Muy íntimamente sabía que esa era la última vez que se había abotonado en el pecho la casaca de sus amores.

9 Likes

Gracias por tanta historia George querido !

1 Like

Siempre quise saber cómo era el funcionamiento de la WM.
En algunas disposiciones tácticas veo que colocan a dos backs en el fondo y tres halfes en el medio. En otros son tres backs y dos halfes, respectivamente.

Yo me pregunto, ¿quiénes hacían la banda? O sea, cuál ejercía de marcador de punta, o ¿los wines hacían ese trabajo? Muñoz y Loustau eran el 8 y el 11 del equipo en ese entonces.

Empecemos por el 2-3-5 que es más fácil por ahí de interpretar. No hay muchas diferencias con una línea de 4 actual. La línea de 2 serían los centrales actuales. En la línea de 3 del medio los half derecho e izquierdo eran lo que hoy llamamos laterales o marcadores de punta. Y el que jugaba en el medio le decían centrojás y es lo que hoy llamamos 5. Los half de las puntas, marcabar a los punteros. El centrojás y la pareja central, marcaban a los volantes ofensivos y al centrofoward rival. Los centrojás de antes tenían más funciones de enganche que los 5 de ahora tal vez. Y los marcadores de punta de antes pasaban mucho menos al ataque, debía ser poco frecuente que pasen de 3/4.

Visualmente en la cancha uno nota que los marcadores de punta en realidad juegan más cerca de la línea del 5 y tal vez por esa razón se los consideraba “medios”, cosa que en los planos cortos de la tele no se ve tanto. Ahora que existe el seguimiento posicional y los mapas de calor, eso queda más expuesto. Veamos estos mapas de posición promedio de River del campeonato pasado:

vs Central, noten que los laterales juegan en la misma línea que Kranevitter:

vs Godoy Cruz, acá con Ponzio, incluso más retrasado que los laterales, parado justo delante de la pareja central

Por otro lado La W-M es un 3-4-3 o más específicamente un 3-2-2-3. Su nombre lo debe a la forma en que se ve esa formación en el pizarrón, como una W y una M:

En el caso de River el half derecho Yácono, bajó a la defensa y formaron una línea de 3. Luego en el medio en lugar de un centrojás con un half a cada lado, queda un half derecho y otro izquierdo y forman un cuadrado con los interiores, que son los volantes ofensivos. En River le decían el cuadrado mágico formado por Rodolfi, Ramos, Moreno y Pedernera. Imagino que debía ser un cambio importante pasar de la defensa en W a la defensa M y llevaba su período de adaptación

En cuanto a las numeraciones en esa época en el campeonato argentino no se usaban los números aún. Sí, en otras partes del mundo y en los mundiales. Tanto Munoz como Loustau eran wines, uno derecho y otro izquierdo, Munoz era el 7, Loustau el 11. Moreno era el insider derecho y sería 8, Labruna el 10 y Pedernera el 9. Pero después rotaban y Pedernera cambiaba posiciones con Labruna, pasando a ser enganche y Angelito definidor.

Acá la foto del pizarrón que se exhibe en el museo:

9 Likes

Genial, en la 2-3-5 me quedó claro.

En la WM, es como vos dijiste… Loustau y Muñoz fueron de los primeros carrileros de la historia.

Loustau era carrilero hacía toda la banda, Muñoz no. Se quedaba de punta.

2 Likes

Con el tiempo llega el reconocimiento

5 Likes

Excelente, este tema explica muy bien la disposición actual de los jugadores en el campo y el porqué de su evolución. Lo enviaría por mail, a varios “periodistas” deportivos en primer lugar.

1 Like

Este articulo es muy bueno, se le tendría que dar mas importancia.

1 Like

Como no habian numeros, quien seria el “3” historico de esa epoca?
Hace anios tuve una discusion con un amigo, quien seria 3 - el zurdo rodriguez o el tuerto ramos?

No entiendo por qué cuando habla de Vaghi termina con una anécdota de Carrizo en la que le pega a Menéndez.

---------- Mensaje unificado a las 09:31 ---------- El mensaje anterior habia sido a las 09:28 ----------

Depende cómo formaban.

Si jugaban con tres en el fondo, no había ninguno. Vos podías repartirlo así: 4-2 o 6-3; 5-? O sea, no hay ningún número que le corresponda a uno de los dos del medio.

Pero con el 2-3-2-3 estaba claro que era Ramos.

---------- Mensaje unificado a las 09:32 ---------- El mensaje anterior habia sido a las 09:31 ----------

Otra curiosidad que escuché es que en esa época, Rodolfi era titular en River y Minella era titular o convocado a la selección. Algo parecido a lo que sucedió con el Turco Husaín en el 2002.

Creo que Minella era titular y Rodolfi suplente, y ambos iban a la Selección de la misma forma.

Y el que jugaba ‘‘de 3’’ concuerdo con que era Ramos. El zurdo Rodríguez jugaba de 6, zaguero izquierdo, no recuerdo bien.

Qué lindo aprender y descubrir estas cosas, tremendo trabajo!

1 Like

La anécdota de Carrizo y Menéndez, era porque Amadeo decía que cuando jugaba Vaghi en el fondo no hubiera dejado que un rival cargara al arquero de River, dando a entender que lo resolvía con el delantero rival de algún modo.

En cuanto a lo del 3, efectivamente le hubiera tocado a Ramos. Ferreyra, Rodríguez y el antecesor Cadilla, eran backs izquierdos, serían 6. Y Ramos era el half izquierdo, Yácono el derecho. Al pasar a defensa de 3, bajó uno de los halves, Yácono, y el otro half lateral, Ramos quedó armando un doble cinco con el centrojás Rodolfi.

Con respecto a la lucha por la titularidad entre Rodolfi y Minella, no sé bien en qué momento Rodolfi desplazó a Minella que fue el titular de River y la selección durante buena parte de la década del '30. Luego Rodolfi sería reemplazado por Pipo Rossi.

Aguante Yácono!!!
PD: hermosísimo thread

1 Like