La corbata de Angelito


Labruna y su mítica corbata junto a Ramón…

Cuando logró el titulo en el ´75, después de haberse negado tantos años, le regalaron una corbata que nunca dejó de usarla, floja, suelta y con el cuello de la camisa desabrochado… “Lo que muchos no saben es que esa corbata me la regaló Ante Garmaz un tiempo antes de que asumiera en River. La diseñó especialmente, era azul con una franja rojiblanca en el centro. A partir de ese entonces, no me la saqué más. ¡¡Ufff, si tiene historias!! Recuerdo que una vez, íbamos con el plantel a Rosario en micro. En el viaje me la saqué y la dejé colgada en el medio del techo. Los jugadores pensaron que era del doctor Melito, empezaron a joder y a uno de ellos se le voló por la ventanilla. Estábamos llegando a Rosario y pregunté: ¿Muchachos y mi corbata…? Cuando les miré la cara a todos, me di cuenta que alguna cagada se habían mandado. Creo que Mostaza Merlo se acercó y me contó lo que pasó. Hice que el micro pegara la vuelta y terminamos todos caminando por la banquina buscando esa bendita corbata, hasta que por suerte la encontramos. ¡Ni loco la iba a perder!

Del libro Anécdotas del Superclásico de Alfredo Luis Di Salvo

F


Labruna y su mítica corbata junto a Ramón…

Cuando logró el titulo en el ´75, después de haberse negado tantos años, le regalaron una corbata que nunca dejó de usarla, floja, suelta y con el cuello de la camisa desabrochado… “Lo que muchos no saben es que esa corbata me la regaló Ante Garmaz un tiempo antes de que asumiera en River. La diseñó especialmente, era azul con una franja rojiblanca en el centro. A partir de ese entonces, no me la saqué más. ¡¡Ufff, si tiene historias!! Recuerdo que una vez, íbamos con el plantel a Rosario en micro. En el viaje me la saqué y la dejé colgada en el medio del techo. Los jugadores pensaron que era del doctor Melito, empezaron a joder y a uno de ellos se le voló por la ventanilla. Estábamos llegando a Rosario y pregunté: ¿Muchachos y mi corbata…? Cuando les miré la cara a todos, me di cuenta que alguna cagada se habían mandado. Creo que Mostaza Merlo se acercó y me contó lo que pasó. Hice que el micro pegara la vuelta y terminamos todos caminando por la banquina buscando esa bendita corbata, hasta que por suerte la encontramos. ¡Ni loco la iba a perder!

Del libro Anécdotas del Superclásico de Alfredo Luis Di Salvo

F

jajajaja…
Muy bueno!!!

Subi mas anecdotas del feo!

Para hacer docencia con los mas pibes…

Qué grande Angelito! El amor que tenía por River era inmenso!

GRACIAS!!!:smiley:

Las vivencias de Angelito… Gracias por nacer, GEN!