Ejército mexicano enfrenta a autodefensas para desarmarlos

[u]El ejército mexicano se enfrenta a autodefensas para obligarlas a desarmarse - lanacion.com[/u]

El ejército mexicano se enfrenta a autodefensas para obligarlas a desarmarse

Ante el avance del crimen organizado y los carteles narco, los ciudadanos con armas se agruparon en “autodefensas”, que ahora el gobierno de México combate

MICHOACAN.- Militares y miembros de los grupos de autodefensas levantados en armas contra el crimen organizado y los carteles de droga como el de Los Caballeros Templarios, se enfrentaron en el estado de Michoacán, oeste de México, durante el desarme ordenado ayer por el gobierno, dejando cuatro muertos a manos de las fuerzas regulares, según las autodefensas.


Distintos puestos de defensa en varias ciudades de Michoacán, se levantan para enfrentar a los narcos. Foto: AFP

Estanislao Beltrán, vocero de las autodefensas, dijo a la radio MVS que el incidente ocurrió en la madrugada en una ruta cerca de la comunidad de Antúnez, y dejó cuatro muertos, entre ellos una niña de 11 años, mientras tanto el gobierno confirmó un solo muerto en el enfrentamiento.

El gobierno mexicano anunció ayer que asumía el control de la seguridad en la región michoacana de Tierra Caliente y exigió a las autodefensas que cesaran su ofensiva contra los Caballero Templarios, abandonaran los pueblos que han venido tomando y entregaran las armas.

//youtu.be/CLXFHSBWgkA

Michoacán se ha convertido en el mayor desafío para la estrategia de seguridad del presidente Enrique Peña Nieto desde que hace casi un año empezaron a surgir en varias comunidades las autodefensas, grupos de vecinos que se levantaron en armas para protegerse de las extorsiones, secuestros y asesinatos a los que les someten desde hace años los Caballeros Templarios, a los que creen coludidos con las autoridades locales.

El gobierno advirtió que no iba a permitir que las autodefensas sigan empleando armas de alto poder no autorizadas por ley, pero las autodefensas se resisten a entregarlas.

Beltrán aseguró que su movimiento “jamás va a dejar las armas” antes de que sean detenidos los principales jefes de los Templarios, que están liderados por el exmaestro de primaria Servando Gómez “La Tuta”.

VIOLENCIA EXTREMA

Miembros del cártel mexicano Los Caballeros Templarios prendieron fuego el viernes último al ayuntamiento de Apatzingán, un municipio del convulso estado de Michoacán que utilizan como su bastión y donde además perpetraron quemas de vehículos y establecimientos tras enfrentarse con militares, informaron fuentes oficiales.


Camionetas de Autodefensas, patrullan armadas los barrios cercados por narcos. Foto: Reuters

Los delincuentes “prendieron fuego a la biblioteca pública Benito Juárez, ubicada (…) a una cuadra del Palacio Municipal (de Apatzingán), que también fue incendiado”, dijo a la AFP una fuente del gobierno de Michoacán que pidió el anonimato.

Poco antes de perpetrar los incendios, Los Caballeros Templarios se enfrentaron a tiros con soldados en pleno centro de la ciudad, añadió la misma fuente, que precisó que hasta el momento no se reportan heridos o muertos aunque “los cuerpos de auxilio no se dan abasto y ya no quieren apoyar por temor a su seguridad”.

DUDAS POR LOS MUERTOS

La Secretaría de la Defensa Nacional no había dado hasta esta tarde información oficial, pero algunos medios locales, que citaron fuentes militares, confirmaron dos muertes como parte de las acciones para desarmar a los grupos civiles.

Según Beltrán, unos 3000 pobladores sin armas bloquearon el paso de un convoy militar en la ruta cerca de Antúnez para demandar que el Ejército les devolviera el armamento que acababa de retirar. Después de tres horas de negociaciones, afirmó Beltrán, “el Ejército mexicano rafagueó a nuestro pueblo, gente civil que salió únicamente a pedir que les regresaran las armas”.

No obstante, desde el gobierno aún no reconocen cifras de muertos. En esa línea, el fiscal general, Jesús Murillo, confirmó que hubo algún incidentes, pero dijo no tener datos sobre eventuales muertos. “Hay por lo menos un caso en el que hubo un enfrentamiento”, dijo a la cadena Televisa.

Murillo señaló que el gobierno trata “de restablecer el orden con la menor violencia posible” en un estado donde han surgido numerosos grupos de civiles armados para defenderse del cártel de Los Caballeros Templarios.

“No hay duda alguna de que tenemos que restablecer el Estado de Derecho”, afirmó el titular de la Procuraduría General, quien añadió que el gobierno actúa “con toda la prudencia, la cautela y el cuidado para evitar la violencia”. La tensión ha ido en aumento en la región en los últimos días por el avance de las autodefensas en diferentes pueblos para desarmar a los policías locales y hacerse cargo de la seguridad.

AÑOS ESPERANDO POR LA PAZ

Algunos ciudadanos que se oponen a las autodefensas, presuntamente ligados al cártel de Los Caballeros Templarios, reaccionaron incendiando ómnibus y camiones en rutas, así como oficinas y comercios en Apatzingán, bastión templario.

Esto provocó que, ante la escalada de violencia, el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto anunciara ayer que las fuerzas federales se pondrán al frente de la estrategia para restablecer el orden.

Una de las primeras medidas fue el desarme de las autodefensas, a lo que Beltrán respondió diciendo que no entregarán su armamento mientras “sigan libres los siete principales líderes del cártel de los templarios, que lleva años asolando a la región con secuestros y asesinatos”.

“El pueblo no confía en el gobierno. Tenemos 12 años esperando y sabemos que va a ser lo mismo”, declaró. “Se ha decidido que no se van a entregar las armas” hasta que los cabecillas de la región estén tras las rejas.

ENFRENAMIENTOS

El despliegue en Tierra Caliente llega cuando el gobierno había recibido fuertes críticas por permitir que las autodefensas se hicieran con el poder en comunidades de una veintena de municipios de Michoacán y cercaran la ciudad de Apatzingán (unos 120.000 habitantes), el gran feudo de los Caballeros Templarios.

El fiscal Murillo Karam llamó a los integrantes de autodefensas “de buena fe” a que les permitan garantizar la seguridad de la zona, donde hay varios miles de uniformados desplegados.

Pero también precisó que tienen información de que algunos de estos grupos han recibido “algún patrocinio” por parte del narcotráfico. También afirmó que están investigando el origen de la financiación de las fuertemente armadas autodefensas.

Algunos funcionarios y los propios Templarios denuncian que el cártel rival de Jalisco Nueva Generación está financiando a algunos grupos de autodefensa, quienes niegan esta ayuda.

El control de Michoacán, una región productora de limón y aguacate con la mayoría de sus habitantes en la pobreza, es disputado desde hace años por cárteles que se aprovechan de sus montañas para esconder plantaciones de marihuana y laboratorios de drogas sintéticas. Sin embargo, se considera que los Caballeros Templarios, herederos del anterior cártel hegemónico La Familia, controlan mayoritariamente la región.

El ejército mexicano se enfrenta a autodefensas para obligarlas a desarmarse - lanacion.com

El ejército mexicano se enfrenta a autodefensas para obligarlas a desarmarse

Ante el avance del crimen organizado y los carteles narco, los ciudadanos con armas se agruparon en “autodefensas”, que ahora el gobierno de México combate

MICHOACAN.- Militares y miembros de los grupos de autodefensas levantados en armas contra el crimen organizado y los carteles de droga como el de Los Caballeros Templarios, se enfrentaron en el estado de Michoacán, oeste de México, durante el desarme ordenado ayer por el gobierno, dejando cuatro muertos a manos de las fuerzas regulares, según las autodefensas.


Distintos puestos de defensa en varias ciudades de Michoacán, se levantan para enfrentar a los narcos. Foto: AFP

Estanislao Beltrán, vocero de las autodefensas, dijo a la radio MVS que el incidente ocurrió en la madrugada en una ruta cerca de la comunidad de Antúnez, y dejó cuatro muertos, entre ellos una niña de 11 años, mientras tanto el gobierno confirmó un solo muerto en el enfrentamiento.

El gobierno mexicano anunció ayer que asumía el control de la seguridad en la región michoacana de Tierra Caliente y exigió a las autodefensas que cesaran su ofensiva contra los Caballero Templarios, abandonaran los pueblos que han venido tomando y entregaran las armas.

//youtu.be/CLXFHSBWgkA

Michoacán se ha convertido en el mayor desafío para la estrategia de seguridad del presidente Enrique Peña Nieto desde que hace casi un año empezaron a surgir en varias comunidades las autodefensas, grupos de vecinos que se levantaron en armas para protegerse de las extorsiones, secuestros y asesinatos a los que les someten desde hace años los Caballeros Templarios, a los que creen coludidos con las autoridades locales.

El gobierno advirtió que no iba a permitir que las autodefensas sigan empleando armas de alto poder no autorizadas por ley, pero las autodefensas se resisten a entregarlas.

Beltrán aseguró que su movimiento “jamás va a dejar las armas” antes de que sean detenidos los principales jefes de los Templarios, que están liderados por el exmaestro de primaria Servando Gómez “La Tuta”.

VIOLENCIA EXTREMA

Miembros del cártel mexicano Los Caballeros Templarios prendieron fuego el viernes último al ayuntamiento de Apatzingán, un municipio del convulso estado de Michoacán que utilizan como su bastión y donde además perpetraron quemas de vehículos y establecimientos tras enfrentarse con militares, informaron fuentes oficiales.


Camionetas de Autodefensas, patrullan armadas los barrios cercados por narcos. Foto: Reuters

Los delincuentes “prendieron fuego a la biblioteca pública Benito Juárez, ubicada (…) a una cuadra del Palacio Municipal (de Apatzingán), que también fue incendiado”, dijo a la AFP una fuente del gobierno de Michoacán que pidió el anonimato.

Poco antes de perpetrar los incendios, Los Caballeros Templarios se enfrentaron a tiros con soldados en pleno centro de la ciudad, añadió la misma fuente, que precisó que hasta el momento no se reportan heridos o muertos aunque “los cuerpos de auxilio no se dan abasto y ya no quieren apoyar por temor a su seguridad”.

DUDAS POR LOS MUERTOS

La Secretaría de la Defensa Nacional no había dado hasta esta tarde información oficial, pero algunos medios locales, que citaron fuentes militares, confirmaron dos muertes como parte de las acciones para desarmar a los grupos civiles.

Según Beltrán, unos 3000 pobladores sin armas bloquearon el paso de un convoy militar en la ruta cerca de Antúnez para demandar que el Ejército les devolviera el armamento que acababa de retirar. Después de tres horas de negociaciones, afirmó Beltrán, “el Ejército mexicano rafagueó a nuestro pueblo, gente civil que salió únicamente a pedir que les regresaran las armas”.

No obstante, desde el gobierno aún no reconocen cifras de muertos. En esa línea, el fiscal general, Jesús Murillo, confirmó que hubo algún incidentes, pero dijo no tener datos sobre eventuales muertos. “Hay por lo menos un caso en el que hubo un enfrentamiento”, dijo a la cadena Televisa.

Murillo señaló que el gobierno trata “de restablecer el orden con la menor violencia posible” en un estado donde han surgido numerosos grupos de civiles armados para defenderse del cártel de Los Caballeros Templarios.

“No hay duda alguna de que tenemos que restablecer el Estado de Derecho”, afirmó el titular de la Procuraduría General, quien añadió que el gobierno actúa “con toda la prudencia, la cautela y el cuidado para evitar la violencia”. La tensión ha ido en aumento en la región en los últimos días por el avance de las autodefensas en diferentes pueblos para desarmar a los policías locales y hacerse cargo de la seguridad.

AÑOS ESPERANDO POR LA PAZ

Algunos ciudadanos que se oponen a las autodefensas, presuntamente ligados al cártel de Los Caballeros Templarios, reaccionaron incendiando ómnibus y camiones en rutas, así como oficinas y comercios en Apatzingán, bastión templario.

Esto provocó que, ante la escalada de violencia, el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto anunciara ayer que las fuerzas federales se pondrán al frente de la estrategia para restablecer el orden.

Una de las primeras medidas fue el desarme de las autodefensas, a lo que Beltrán respondió diciendo que no entregarán su armamento mientras “sigan libres los siete principales líderes del cártel de los templarios, que lleva años asolando a la región con secuestros y asesinatos”.

“El pueblo no confía en el gobierno. Tenemos 12 años esperando y sabemos que va a ser lo mismo”, declaró. “Se ha decidido que no se van a entregar las armas” hasta que los cabecillas de la región estén tras las rejas.

ENFRENAMIENTOS

El despliegue en Tierra Caliente llega cuando el gobierno había recibido fuertes críticas por permitir que las autodefensas se hicieran con el poder en comunidades de una veintena de municipios de Michoacán y cercaran la ciudad de Apatzingán (unos 120.000 habitantes), el gran feudo de los Caballeros Templarios.

El fiscal Murillo Karam llamó a los integrantes de autodefensas “de buena fe” a que les permitan garantizar la seguridad de la zona, donde hay varios miles de uniformados desplegados.

Pero también precisó que tienen información de que algunos de estos grupos han recibido “algún patrocinio” por parte del narcotráfico. También afirmó que están investigando el origen de la financiación de las fuertemente armadas autodefensas.

Algunos funcionarios y los propios Templarios denuncian que el cártel rival de Jalisco Nueva Generación está financiando a algunos grupos de autodefensa, quienes niegan esta ayuda.

El control de Michoacán, una región productora de limón y aguacate con la mayoría de sus habitantes en la pobreza, es disputado desde hace años por cárteles que se aprovechan de sus montañas para esconder plantaciones de marihuana y laboratorios de drogas sintéticas. Sin embargo, se considera que los Caballeros Templarios, herederos del anterior cártel hegemónico La Familia, controlan mayoritariamente la región.