Denuncia: Aguilar - Barras

Interesante nota de Perfil. Si bien se desvía un poco del tema, hay varias cuestiones que aclaran la relacion de barras y dirigencia. Hay que aclarar que es una denuncia de un opositor a Aguilar… Pero no creo que dibuje esta realidad…

  • En exclusiva, Perfil.com revela pruebas de la oposición que complican a la dirigencia riverplatense.

Siempre se ha hablado, se habla y se hablará sobre los " nexos" entre los dirigentes de los clubes y la barra brava. Pocas veces se ha podido probar algún vínculo. Pero esta vez, la directiva de River con José María Aguilar a la cabeza parece estar en serios problemas. Un dirigente opositor asegura y explica cómo llegan las entradas a los hinchas que no podrían estar en la cancha por el derecho de admisión.
Horacio Roncagliolo cuenta a Perfil.com que en el club millonario hay entradas de protocolo que están identificadas y otras que no. “Las 200 o 400 entradas que vienen NN no las entregan por la ventanilla o por boletería, las entregan y las manejan únicamente los directivos”.

Roncagliolo agrega: " Las manejan Aguilar como presidente, Israel como secretario, las maneja un tal Luis Masula -hombre de la filial Merlo y ex dirigente riverplatense-, y las maneja otro muchacho que se llama Diego Rodríguez que es directivo del club, amigo personal de Aguilar y que en el club le dicen “ el boletero” porque es el que le daba las entradas a la barra. Esto que digo yo es lo mismo que en las constancias judiciales han dicho los barrabravas”.

Mario Israel, secretario de River, le desmintió a Perfil.com que esto sea cierto. “Las entradas de protocolo que maneja la secretaría, son plateas. La secretaría no maneja, ni administra ninguna entrada popular”.
Ayer se supo que uno de los barrabravas que participó de la pelea en la tribuna local de la cancha de Vélez el domingo, durante el partido entre River y Arsenal, es el hermano de Hugo Slipak , un importante dirigente del club millonario.

Perfil.com habló con el actual presidente del Consejo de Fútbol riverplatense. “Mi hermano no aparece en ningún momento agrediendo a nadie y tampoco empuñando nada. En la foto yo lo veo insultando, nada más”, defendió Hugo Slipak a Juan, uno de los 25 hombres cuyos rostros aparecieron en la tapa del diario Clarín el martes, señalados como partícipes de la pelea del domingo.

“Tal vez estaba en un lugar de la popular que no tendría que haber estado, lo agarró de improvisto y cuando se quiso dar cuenta se encontró en medio de un tumulto”, minimizó Slipak sobre la situación. Sin embargo, las fotos publicadas en el diario Olé muestran a Juan mezclado con la gente que respondería a la denominada banda de Gonzalo.
El dirigente negó así, de la misma forma que ya lo había hecho el presidente de la institución, José María Aguilar, conocer a los integrantes de la cuestionada barra brava de River y los reiterados enfrentamientos que existen por quedarse con el liderazgo de la tribuna. Frente a la actitud de despegue de la dirigencia millonaria, Roncagliolo aseguró: “Slipak está mintiendo como Aguilar cuando dice ‘no los conozco’".
Según algunas versiones provenientes del mundo River, Hugo Slipak habría sido parte de Los Borrachos del tablón durante los ’90, época en la que Alfredo Davicce era el presidente de la institución y Luis Pereyra, alias “Luisito”, Edgar Butassi, alias “El diariero” y Rito Ramón Barrios manejaban la barra riverplatense.
Pereyra, Butassi y Barrios fueron condenados en primera instancia por varios delitos relacionados con el crimen del hincha de Independiente, Christian Rousoulis, sucedido el 22 de diciembre de 1996.

Slipak admitió a Perfil.com que conocía a dos de estas personas. “Yo tenía trato, yo los conocía”, dijo. “Habré ido 25 años de mi vida a la popular, eso no lo niego. Pero jamás en mi vida he sido un delincuente”, explicó.

Y agregó: “Cuando vas diez o quince partidos seguidos, nos conocemos todos. Somos generalmente los mismos que vamos siempre. Nos conocíamos de ir todos los domingos a la cancha”.

River es uno de los clubes del fútbol argentino que aplica el derecho de admisión. A pesar de esto, el domingo el control falló. Mario Israel le dijo a Perfil.com: “Nosotros lo aplicamos, pero no se que pasó. Se ve que en Vélez algunos habrán pasado y otros no. Quizás hayan pasado disfrazados”.

Justicia. El próximo 11 de abril, José María Aguilar deberá ampliar su declaración sobre la denominada “ Batalla de los quinchos” en el Monumental. La primera vez que lo hizo fue por escrito y la Justicia le dictó la falta de mérito.

Sobre este tema, el opositor Roncagliolo desmintió a Aguilar. “Yo creo que esta es una estrategia judicial de él para intentar despegarse de los conceptos vertidos o declarados en la causa por los barrabravas que dicen que tenían trato directo con él y con otros dirigentes”, acusó.

“Estimo personalmente que acá está probada una eventual asociación ilícita entre los dirigentes y la barrabrava. Quien tiene que terminar de probar esto es la Justicia. Está claro que cuando empieza todo esto, Aguilar no conocía a ninguno. Después, ante las evidencias, tuvo que reconocer que lo conocía a Alan, que lo conocía a Adrián, que los había visto en el club, y que Gonzalo Acro y unos cuantos más tenían relación de dependencia con el club”, agregó en diálogo con Perfil.com.
Las voces son muchas y todos se pasan la pelota. Si es cierto que las dirigencias “no ayudan económicamente” a los barras, ¿cómo hacen estos para subsistir?. ¿Cuantos muertos más tendrá que haber en nuestro fútbol, para que todos aquellos que rodean a este deporte expliquen su verdadera responsabilidad?.

Interesante nota de Perfil. Si bien se desvía un poco del tema, hay varias cuestiones que aclaran la relacion de barras y dirigencia. Hay que aclarar que es una denuncia de un opositor a Aguilar… Pero no creo que dibuje esta realidad…

  • En exclusiva, Perfil.com revela pruebas de la oposición que complican a la dirigencia riverplatense.

Siempre se ha hablado, se habla y se hablará sobre los " nexos" entre los dirigentes de los clubes y la barra brava. Pocas veces se ha podido probar algún vínculo. Pero esta vez, la directiva de River con José María Aguilar a la cabeza parece estar en serios problemas. Un dirigente opositor asegura y explica cómo llegan las entradas a los hinchas que no podrían estar en la cancha por el derecho de admisión.
Horacio Roncagliolo cuenta a Perfil.com que en el club millonario hay entradas de protocolo que están identificadas y otras que no. “Las 200 o 400 entradas que vienen NN no las entregan por la ventanilla o por boletería, las entregan y las manejan únicamente los directivos”.

Roncagliolo agrega: " Las manejan Aguilar como presidente, Israel como secretario, las maneja un tal Luis Masula -hombre de la filial Merlo y ex dirigente riverplatense-, y las maneja otro muchacho que se llama Diego Rodríguez que es directivo del club, amigo personal de Aguilar y que en el club le dicen “ el boletero” porque es el que le daba las entradas a la barra. Esto que digo yo es lo mismo que en las constancias judiciales han dicho los barrabravas”.

Mario Israel, secretario de River, le desmintió a Perfil.com que esto sea cierto. “Las entradas de protocolo que maneja la secretaría, son plateas. La secretaría no maneja, ni administra ninguna entrada popular”.
Ayer se supo que uno de los barrabravas que participó de la pelea en la tribuna local de la cancha de Vélez el domingo, durante el partido entre River y Arsenal, es el hermano de Hugo Slipak , un importante dirigente del club millonario.

Perfil.com habló con el actual presidente del Consejo de Fútbol riverplatense. “Mi hermano no aparece en ningún momento agrediendo a nadie y tampoco empuñando nada. En la foto yo lo veo insultando, nada más”, defendió Hugo Slipak a Juan, uno de los 25 hombres cuyos rostros aparecieron en la tapa del diario Clarín el martes, señalados como partícipes de la pelea del domingo.

“Tal vez estaba en un lugar de la popular que no tendría que haber estado, lo agarró de improvisto y cuando se quiso dar cuenta se encontró en medio de un tumulto”, minimizó Slipak sobre la situación. Sin embargo, las fotos publicadas en el diario Olé muestran a Juan mezclado con la gente que respondería a la denominada banda de Gonzalo.
El dirigente negó así, de la misma forma que ya lo había hecho el presidente de la institución, José María Aguilar, conocer a los integrantes de la cuestionada barra brava de River y los reiterados enfrentamientos que existen por quedarse con el liderazgo de la tribuna. Frente a la actitud de despegue de la dirigencia millonaria, Roncagliolo aseguró: “Slipak está mintiendo como Aguilar cuando dice ‘no los conozco’".
Según algunas versiones provenientes del mundo River, Hugo Slipak habría sido parte de Los Borrachos del tablón durante los ’90, época en la que Alfredo Davicce era el presidente de la institución y Luis Pereyra, alias “Luisito”, Edgar Butassi, alias “El diariero” y Rito Ramón Barrios manejaban la barra riverplatense.
Pereyra, Butassi y Barrios fueron condenados en primera instancia por varios delitos relacionados con el crimen del hincha de Independiente, Christian Rousoulis, sucedido el 22 de diciembre de 1996.

Slipak admitió a Perfil.com que conocía a dos de estas personas. “Yo tenía trato, yo los conocía”, dijo. “Habré ido 25 años de mi vida a la popular, eso no lo niego. Pero jamás en mi vida he sido un delincuente”, explicó.

Y agregó: “Cuando vas diez o quince partidos seguidos, nos conocemos todos. Somos generalmente los mismos que vamos siempre. Nos conocíamos de ir todos los domingos a la cancha”.

River es uno de los clubes del fútbol argentino que aplica el derecho de admisión. A pesar de esto, el domingo el control falló. Mario Israel le dijo a Perfil.com: “Nosotros lo aplicamos, pero no se que pasó. Se ve que en Vélez algunos habrán pasado y otros no. Quizás hayan pasado disfrazados”.

Justicia. El próximo 11 de abril, José María Aguilar deberá ampliar su declaración sobre la denominada “ Batalla de los quinchos” en el Monumental. La primera vez que lo hizo fue por escrito y la Justicia le dictó la falta de mérito.

Sobre este tema, el opositor Roncagliolo desmintió a Aguilar. “Yo creo que esta es una estrategia judicial de él para intentar despegarse de los conceptos vertidos o declarados en la causa por los barrabravas que dicen que tenían trato directo con él y con otros dirigentes”, acusó.

“Estimo personalmente que acá está probada una eventual asociación ilícita entre los dirigentes y la barrabrava. Quien tiene que terminar de probar esto es la Justicia. Está claro que cuando empieza todo esto, Aguilar no conocía a ninguno. Después, ante las evidencias, tuvo que reconocer que lo conocía a Alan, que lo conocía a Adrián, que los había visto en el club, y que Gonzalo Acro y unos cuantos más tenían relación de dependencia con el club”, agregó en diálogo con Perfil.com.
Las voces son muchas y todos se pasan la pelota. Si es cierto que las dirigencias “no ayudan económicamente” a los barras, ¿cómo hacen estos para subsistir?. ¿Cuantos muertos más tendrá que haber en nuestro fútbol, para que todos aquellos que rodean a este deporte expliquen su verdadera responsabilidad?.

q los metan en cana al gordo y a los otros delincuentes estos!

salu2

Ademas de Aguilar, Roncagliolo tambien tendria que dar las explicaciones sobre los carapintadas que metió en la popular, y Caselli debería explicar por qué le da entradas al grupo del Oeste. Si investigan, que investiguen a todos los que tienen el culo sucio eh.

La oposición en River -no toda- es peor q el oficialismo, acusan a medio mundo y estan mas sucios q aguilar e israel juntos.

Saludos.

Roncagliolo además debería explicar cosas peores que los carapintadas…

Chicos…lo siento mucho, pero no esperen que la justicia haga algo con todos ellos.
Trabajo para el estado y lamentablemente tengo por compañeros a algunos personajes de uno de los bandos que se matan y roban a River en compañía de la c. directiva y oposición. Todos muerden porque no puede ser que siendo tan politizado River con una gran oposición y no hayan promovido nada conjuntamente con los hinchas para detener todo este quilombo!!! No hicieron, ni hacen NADA!!! Propuse algo que puede servir, leanlo en “directivos y violencia”
Y digo que no va a pasar nada porque no hay decición político-gubernamental para detener todo esto. Recuerden que los barras son mano de obra política.
Saludos!!!