Bodou's Gate: Jorge Brito samigo

Brito complicado por ocultar presunto lavado de Ciccone

La sociedad controlante de la ex Ciccone Calcográfica recibió más de $ 61,4 millones en su cuenta del Banco Macro sin que esa entidad bancaria emitiera un solo reporte de operación sospechosa (ROS) de lavado durante dos años.*

[http://m]

The Old Fund SA, la misteriosa sociedad controlante de la ex Ciccone Calcográfica, recibió más de $ 61,4 millones en su cuenta del Banco Macro sin que la entidad emitiera un solo reporte de operación sospechosa (ROS) de lavado durante dos años, según se reconstruyó sobre la base de los registros de movimientos de esa cuenta, fuentes tribunalicias y de la Unidad de Información Financiera (UIF).

Los registros de esa cuenta exponen más de 60 operaciones de ingresos de fondos -más de un tercio en efectivo-, más otros de salida, también cash y por montos millonarios, que debieron encender las luces amarillas entre los oficiales de cumplimiento antilavado del Macro. Pero el banco de Jorge Brito -sospechado de actuar como financista de la operatoria detrás de Ciccone- recién envió su primer ROS a la UIF tras el estallido del escándalo.

Abierta en febrero de 2010, incluso el primer depósito que llegó a la cuenta corriente en pesos de The Old Fund resultó llamativo. De contar con un saldo de apenas 19,97 pesos, la sociedad que preside Alejandro Vandenbroele -investigado por la Justicia como presunto testaferro del vicepresidente Amado Boudou- recibió $ 7,6 millones gracias a la comisión que le pagó el gobierno de Formosa por su supuesta consultoría para la reestructuración de la deuda que debía negociar con el propio Boudou.

Según publica hoy La Nación, en los registros del Macro figura el Fondo Fiduciario Provincial (FonFiPro) como el “ordenante” de esa transferencia que llegó desde el Banco de Valores, que tal como reveló este diario sostiene que por allí no pasaron esos fondos de una de las provincias con peores índices de desarrollo del país.

Otros varios movimientos entrantes y salientes de esa cuenta también resultan al menos llamativos. Entre las salidas, por ejemplo, los cheques librados a la agencia Swan Turismo para cubrir los viajes que The Old Fund le pagó al hermano y a la cuñada de Boudou y a su socio José María Núñez Carmona.

Los ingresos de fondos, en tanto, también abarcan movimientos sensibles. Entre otros, ocho cheques por 12,2 millones que recibió en agosto y octubre de 2011 del Frente para la Victoria (FPV), más otro cheque del Banco Industrial por poco más de 606.000 pesos. A esos cheques se suman 22 ingresos en efectivo por 9 millones, llevados hasta la ventanilla del Macro por, entre otros, el propio Vandenbroele, por entonces abogado monotributista, y su número dos en la ex Ciccone y ex alto ejecutivo del propio Macro, Máximo Lanusse, según expuso LA NACION el miércoles 5 de este mes.

La transferencia que protagoniza el FonFiPro tampoco es la única singular. También figura otra por $ 2,4 millones ordenada por una sociedad de Bolsa con fluidos vínculos operativos con el Macro, Facimex SA, que arrastra denuncias penales por su actuación con fondos previsionales, mientras que Boudou se encontraba al frente de la Anses (de lo que se informa por separado).

A esta transferencia se suman luego otras por casi $ 30 millones de la Cooperativa de Crédito Marítima del Sur, también vinculada al Macro y que funciona en la práctica como una financiera encubierta de la City.Presidida por Mariano Andrés Maccarrone, la cooperativa cuenta con una oficina sobre la calle Sarmiento, a un par de cuadras de la casa matriz del banco, el único donde descontaba los cheques de sus clientes al momento de también aportar en The Old Fund.

Demoras para el ROS

Pese a todos los movimientos entrantes y salientes singulares, el Macro recién emitió su primer ROS sobre The Old Fund luego de que estalló el escándalo Ciccone y la Justicia abrió una investigación contra Boudou, su socio José María Núñez Carmona, Vandenbroele y Lanusse.

Ese ROS, registrado dentro de la UIF como el 235/2012 evidenció varias particularidades. Entre otras, que el Macro apuntó a Vandenbroele y a The Old Fund, pero omitió a su ex alto ejecutivo Lanusse. También, que se concentró en las operaciones registradas desde principios de este año, pero omitió siquiera mencionar todo lo anterior, incluido el depósito inicial de $ 7,6 millones del gobierno formoseño.

Sin vínculo conocido entre Brito y Vandenbroele, el banquero y su hijo Jorge Pablo Brito sí mantienen una larga y fluida relación con Boudou y su socio Núñez Carmona.

Durante años, Boudou visitó a Brito una vez por semana en su oficina del quinto piso del Macro, en tanto que Núñez Carmona asistió a la exclusivísima fiesta de casamiento del heredero del Macro que se celebró en Carmelo, Uruguay, en diciembre de 2011, según reveló Federico Mayol en su libro Amado. La verdadera historia de Boudou. El secretario de Comercio, Guillermo Moreno, apuntó a ese vínculo entre Boudou y Brito, así como le endilgó al banquero un supuesto rol en la corrida del dólar y a una “conspiración financiera” desde fines de 2011.

Para entonces, no obstante, The Old Fund recibía los últimos cheques del FPV por imprimir sus boletas electorales y cosechaba fondos a un ritmo constante de la financiera encubierta como cooperativa. Recibió transferencias el 12, 18, 20, 27 y 28 de octubre, por 2,4 millones, más otras el 3, 8, 15 y 21 de noviembre, por otros 3,9 millones. En diciembre y enero llegarían aún más.

Enviado utilizando la aplicación móvil de tuRiver

Brito complicado por ocultar presunto lavado de Ciccone

La sociedad controlante de la ex Ciccone Calcográfica recibió más de $ 61,4 millones en su cuenta del Banco Macro sin que esa entidad bancaria emitiera un solo reporte de operación sospechosa (ROS) de lavado durante dos años.*

[http://m]

The Old Fund SA, la misteriosa sociedad controlante de la ex Ciccone Calcográfica, recibió más de $ 61,4 millones en su cuenta del Banco Macro sin que la entidad emitiera un solo reporte de operación sospechosa (ROS) de lavado durante dos años, según se reconstruyó sobre la base de los registros de movimientos de esa cuenta, fuentes tribunalicias y de la Unidad de Información Financiera (UIF).

Los registros de esa cuenta exponen más de 60 operaciones de ingresos de fondos -más de un tercio en efectivo-, más otros de salida, también cash y por montos millonarios, que debieron encender las luces amarillas entre los oficiales de cumplimiento antilavado del Macro. Pero el banco de Jorge Brito -sospechado de actuar como financista de la operatoria detrás de Ciccone- recién envió su primer ROS a la UIF tras el estallido del escándalo.

Abierta en febrero de 2010, incluso el primer depósito que llegó a la cuenta corriente en pesos de The Old Fund resultó llamativo. De contar con un saldo de apenas 19,97 pesos, la sociedad que preside Alejandro Vandenbroele -investigado por la Justicia como presunto testaferro del vicepresidente Amado Boudou- recibió $ 7,6 millones gracias a la comisión que le pagó el gobierno de Formosa por su supuesta consultoría para la reestructuración de la deuda que debía negociar con el propio Boudou.

Según publica hoy La Nación, en los registros del Macro figura el Fondo Fiduciario Provincial (FonFiPro) como el “ordenante” de esa transferencia que llegó desde el Banco de Valores, que tal como reveló este diario sostiene que por allí no pasaron esos fondos de una de las provincias con peores índices de desarrollo del país.

Otros varios movimientos entrantes y salientes de esa cuenta también resultan al menos llamativos. Entre las salidas, por ejemplo, los cheques librados a la agencia Swan Turismo para cubrir los viajes que The Old Fund le pagó al hermano y a la cuñada de Boudou y a su socio José María Núñez Carmona.

Los ingresos de fondos, en tanto, también abarcan movimientos sensibles. Entre otros, ocho cheques por $ 12,2 millones que recibió en agosto y octubre de 2011 del Frente para la Victoria (FPV), más otro cheque del Banco Industrial por poco más de 606.000 pesos. A esos cheques se suman 22 ingresos en efectivo por $ 9 millones, llevados hasta la ventanilla del Macro por, entre otros, el propio Vandenbroele, por entonces abogado monotributista, y su número dos en la ex Ciccone y ex alto ejecutivo del propio Macro, Máximo Lanusse, según expuso LA NACION el miércoles 5 de este mes.

La transferencia que protagoniza el FonFiPro tampoco es la única singular. También figura otra por $ 2,4 millones ordenada por una sociedad de Bolsa con fluidos vínculos operativos con el Macro, Facimex SA, que arrastra denuncias penales por su actuación con fondos previsionales, mientras que Boudou se encontraba al frente de la Anses (de lo que se informa por separado).

A esta transferencia se suman luego otras por casi $ 30 millones de la Cooperativa de Crédito Marítima del Sur, también vinculada al Macro y que funciona en la práctica como una financiera encubierta de la City.Presidida por Mariano Andrés Maccarrone, la cooperativa cuenta con una oficina sobre la calle Sarmiento, a un par de cuadras de la casa matriz del banco, el único donde descontaba los cheques de sus clientes al momento de también aportar en The Old Fund.

Demoras para el ROS

Pese a todos los movimientos entrantes y salientes singulares, el Macro recién emitió su primer ROS sobre The Old Fund luego de que estalló el escándalo Ciccone y la Justicia abrió una investigación contra Boudou, su socio José María Núñez Carmona, Vandenbroele y Lanusse.

Ese ROS, registrado dentro de la UIF como el 235/2012 evidenció varias particularidades. Entre otras, que el Macro apuntó a Vandenbroele y a The Old Fund, pero omitió a su ex alto ejecutivo Lanusse. También, que se concentró en las operaciones registradas desde principios de este año, pero omitió siquiera mencionar todo lo anterior, incluido el depósito inicial de $ 7,6 millones del gobierno formoseño.

Sin vínculo conocido entre Brito y Vandenbroele, el banquero y su hijo Jorge Pablo Brito sí mantienen una larga y fluida relación con Boudou y su socio Núñez Carmona.

Durante años, Boudou visitó a Brito una vez por semana en su oficina del quinto piso del Macro, en tanto que Núñez Carmona asistió a la exclusivísima fiesta de casamiento del heredero del Macro que se celebró en Carmelo, Uruguay, en diciembre de 2011, según reveló Federico Mayol en su libro Amado. La verdadera historia de Boudou. El secretario de Comercio, Guillermo Moreno, apuntó a ese vínculo entre Boudou y Brito, así como le endilgó al banquero un supuesto rol en la corrida del dólar y a una “conspiración financiera” desde fines de 2011.

Para entonces, no obstante, The Old Fund recibía los últimos cheques del FPV por imprimir sus boletas electorales y cosechaba fondos a un ritmo constante de la financiera encubierta como cooperativa. Recibió transferencias el 12, 18, 20, 27 y 28 de octubre, por $ 2,4 millones, más otras el 3, 8, 15 y 21 de noviembre, por otros $ 3,9 millones. En diciembre y enero llegarían aún más.

Enviado utilizando la aplicación móvil de tuRiver

Es jorge Brito PADRE. Pero igual, lo pega a nuestro vice.

la división entre padre e hijo serviría si uno fuero verdulero y el otro ferretero, en este caso el viejo es el 1 del banco y el hijo el 2

claro, por eso le pega a el tambien. El tema es que nose si aparece el en la causa.

eso lo bueno de ser dueño de un banco podes lavar la plata que quieras ya que es imposible controlar si es lavado o no, muy dificil

…el banquero y su hijo Jorge Pablo Brito sí mantienen una larga y fluida relación con Boudou y su socio Núñez Carmona…

es distinto porque se habla del crédito, asi como paso en River en los bancos trucheas los balances para lavar plata salvoque sean montos exagerados nadie se da cuenta

ojala vayan todos en cana, y el viejo pelotudo de don frio tambien

Vayan todos en cana viejo vos también Ponzio

Enviado utilizando la aplicación móvil de tuRiver

Siempre buena gente nuestros directivos…

La clave está en la ruta del dinero. Una vez establecida, ya tienen todas las herramientas para repartir culpas.
Si figuran los Brito a último momento es porque alguien construyó un puente hasta ellos con su declaración.