Todo esto sin contar la muy segura lluvia de cascotes y todas las emboscadas que te pueden hacer en los accesos y salidas de esa cancha de mierda, ni hablemos de si River llegara a ganar. Es una locura ir.