Dejen que los bosteros y el bosteriodismo lo inflen lo que quieran. Nosotros seamos humildes y no subestimemos.