Los amo a los dos, eso que quede claro desde el principio. Creo que lo que hace decantar la balanza a favor de Gallardo es el tema de los clásicos (y encima la importancia de los que ganó). En el tema copas es más discutible, porque para mí es más valioso salir tricampeón que ganar tres recopas (aunque no desmerezco esto tampoco, que quede claro). También pienso que con algo más de culo en alguna de las ediciones del 98 o 99 hoy tendríamos una Copa más y nadie criticaría ese aspecto de Ramón. Lo que si me parece injustificable es su racha en clásicos oficiales; tres triunfos en tres etapas es muy poco.