Grandes jugadores de River no conocidos/reconocidos/ídolos

Artime, el “Luisito” goleador

[i]Luis Artime uno de los máximos goleadores de todos los tiempos, se destacó en la década del 60 siendo un centrodelantero distinto para su época. Jugador de River y de Selección, con la que jugó el mundial de 1966.

“Luisito” como lo llamaban, nació en Mendoza un 02 de diciembre de 1938, sin embargo en su provincia natal nunca pudieron verlo jugar al fútbol. Es que a los 13 años de edad se fue a vivir con su familia a Junín de Buenos Aires porque su papá, don Luis, que entonces era empleado de la sección de hojalatería del ferrocarril había sido trasladado a la estación de trenes de esa ciudad.

Muchos lo acusaban de ser desgarbado, o incluso llegaban a decir que era torpe. Decían que no divertía al espectador y que la técnica nunca fue amiga suya. Él, sabía todo eso pero se reía de quienes decían aquellas cosas. “Siempre acabo siendo la solución en todos los equipos”. Así se reconocía Luis Artime, una fábrica inacabable de goles. ‘La Fiera’ o ‘El diente’ eran algunos de sus apodos.

Su mejor momento lo vivió durante la década del 60 cuando jugó en River, sin embargo su carrera futbolística había comenzado un tiempo antes. Su primer club fue Atlanta aunque de chico se desempeñó como delantero de club Independiente de la Liga del Oeste de Junín.

Su debut con la camiseta de Atlanta fue en 1959, club en el que marcó 50 goles en 67 partidos. Su capacidad goleadora hizo que despertara el interese de los grandes clubes, siendo River su destino.

Llegó a Núñez luego de que la dirigencia Millonaria desembolsara 15 millones de pesos más los pases de Luna, Puntorero y Jorge Fernández, a los que luego volvería a transferir. En River anotaría, entre 1962-1965, 70 goles en 80 partidos. Durante esa época, le tocó compartir el vestuario con grandes glorias como Amadeo Carrizo, Martín Esteban Pando, los brasileños Delem (Vladem Lázaro Ruiz) y Roberto Frojuelo, Ermindo Onega, Roberto Matosas, Luis Cubillas, “Pinino” Más y otros.

Como jugador puede decirse de él que era muy veloz y encarador. Con mucha astucia iba a espaldas de los defensores centrales y en River, tuvo un compañero de lujo como Ermindo Onega. Otro crack que supo ser uno de los principales asistidores para marcar goles.

En 1965 tuvo un paso fugaz por el fútbol europeo. Se fue al Real Jaén, de España, donde disputó tan sólo quince partidos. Rápidamente volvió a la Argentina para jugar en Independiente. Así, llegarían más éxitos para su carrera: goleador en dos oportunidades y campeón del Nacional 67. Posteriormente seguiría su carrera por Brasil y Uruguay.

También, fue jugador de la selección Argentina. Siempre era convocado, tanto en su etapa como jugador de River como en Independiente. Vistiendo la albiceleste, se destacó en el Mundial de Inglaterra 66 marcando 3 de los 4 goles argentinos. Al año siguiente fue el goleador del Sudamericano disputado en Montevideo, con 5 tantos. Además, dejó una huella difícil de igualar con la camiseta nacional: 24 goles en 25 partidos internacionales.[/i]

River desde la Tribuna

2 Likes

Mi aporte, el arquero de La Maquina:

José Eusebio Soriano

[i]José Soriano nació el 19 de abril de 1917 en Chiclayo, Perú.

Se inició jugando por el Alfonso Ugarte de Chiclín, equipo de la Ciudad de Trujillo apodado “Los Diablos Rojos”, sus buenas actuaciones ante los mejores equipos limeños como Universitario de Deportes y Alianza Lima, lo llevaron a jugar por la Selección de fútbol del Perú sin haber debutado en Primera División. Participó en el Campeonato Sudamericano de Montevideo en 1942, una performance estupenda ante la Selección argentina de fútbol fue suficiente para provocar el interés de Banfield, un club “chico” de Argentina que siempre se agrandaba ante los “grandes” como River Plate o Boca Juniors.

En el “Taladro del Sur” Argentino actuó dos temporadas, donde sabresalió por su buena ubicación, valentía y reflejos para interceptar los peligrosos remates de los delanteros adversarios, por ello en 1944 los directivos del poderoso River Plate lo ficharon pagando al Banfield una cuantiosa suma de dinero, además de la transferencia de 3 jugadores (Vaschetto, Facheti y el arquero uruguayo Besusso).

En la famosa “Máquina” riverplatense alternó con Pedernera, Moreno, Labruna, Loustau, “Pipo” Rossi entre otros. A pesar de las grandes figuras que actuaban en el equipo argentino, Don José Soriano impuso su jerarquía y gracias a su gran personalidad, se ganó la capitanía de los “Millonarios”, era un cumplido caballero a quienes sus compañeros de equipo respetaban tanto que lo llamaban Don José. En 1945 obtuvo el campeonato argentino con el River Plate, convirtiéndose en ídolo de la hinchada. Dirigentes argentinos le pidieron que se nacionalice para jugar por la selección argentina , pero Don José no aceptó.

En 1947 junto con Adolfo Pedernera, Strembel, Higinio García y otras figuras del torneo argentino fue contratado por el Atlanta Club, que a través de millonarios contratos armó un dream team que fracasó y descendió a segunda división.4 Luego, abandonó el deporte activo a raíz de la huelga de futbolistas argentinos en 1948 para dedicarse a los negocios, desechando propuestas de clubes colombianos como el Millonarios, América de Cali y el Cúcuta Deportivo en la época del “Dorado colombiano”.

La crítica argentina lo identificó como El Caballero del Deporte, una distinción que ganó gracias a su conducta dentro y fuera del campo. El respeto al adversario y la hidalguía para defender los derechos de los futbolistas en desgracia fueron dos de sus mayores virtudes, fue además uno de los principales gestores de la Agremiación de Futbolistas Argentinos.

Soriano, aún sin haber jugado en la liga peruana de fútbol es considerado uno de los mejores arqueros en la historia del fútbol de su país. Hasta hoy es recordado como uno de los futbolistas más ejemplares que ha tenido el Perú. Ha sido considerado también uno de los 10 mejores futbolistas extranjeros en la historia del club River Plate.5

Falleció el 22 de marzo de 2011 en Buenos Aires, Argentina, luego de permanecer interno por varios días en el Sanatorio de la Trinidad, a consecuencia de un accidente que le provocó la fractura de su cadera. Tenía 93 años.
[/i]

3 Likes

Gran aporteee, gracias crack ! ojala se sigan sumando varios mas !

Santi, este no puede faltar, antes de Merlo, Astrada, Gallego…

Néstor “Pipo” Rossi

Nacido el 10/05/1925 en Capital Federal, este locuaz y temperamental jugador argentino fue poco menos que el “inventor” del puesto de volante central. Dueño y señor de la mitad de la cancha, con su vozarrón gritaba y ordenaba a sus compañeros para pedir la pelota, que después cedía con precisión y al pie en la distribución del juego. Era el puesto clave de toda una época, que tuvo grandes cultores antes pero con él alcanzó la máxima dimensión; recibió el mote de “Patrón de América” en el equipo de “Los Carasucias” del Sudamericano de Lima en 1957.
Pocos jugadores lograron conjugar a lo largo de más de cien años de fútbol argentino las condiciones por las que el “Gritón” (uno de los tantos apodos que llegó a tener en su carrera) es considerado por todos los hinchas que “peinan canas” el más grande exponente de una vieja estirpe en extinción: la de los “números cincos” caudillos, mandones, capaces de convertirse en ejes de sus equipos por juego y despliegue pero también por autoridad sobre compañeros, rivales y hasta árbitros.
De los Juveniles de Acassuso, Carlos Peucelle lo llevó a River en edad de 5º División. Corría el año 1940 y se pago por él la cifra récord de $ 5.000 por un jugador no profesional. Luego del tránsito obligado por las divisiones inferiores de River, tras un paso por Platense, llegó a la Primera de River Plate para ser sostén indiscutido de “La Máquina”. Sus compañeros eran mayores que él, pero tenía la personalidad suficiente para parecer hasta irrespetuoso al gritarles y ordenarlos. Enseguida llegó a la Selección para discutirle el puesto a Ángel Perucca. Campeón con River en el 45 y el 47, participó luego del éxodo a Colombia. Allí vivió otro gran momento de su carrera en el “Ballet Azul” de Millonarios, aquél de Pedernera, Di Stéfano y Báez. Regresó a River y fue el pivote del tricampeonato de 1955/56/57.
Rossi contaba con una gran presencia física, por la que, en un caso totalmente novedoso para su época, llegó a ser modelo de una casa de ropa en Colombia. Pero aquello que realmente lo distinguía y hacía de él un verdadero “cacique” era su temperamento. Ese que derrochaba generosamente en su juego a la hora de trabar fuerte y ganar la mitad de la cancha, a veces con demasiada vehemencia como certifican sus múltiples expulsiones.
Más allá de esa personalidad, históricamente más emparentada con Boca que con River, Rossi era un exquisito a la hora de distribuir la pelota, capaz de colocar un pase “como con un guante” desde 40 metros de distancia o más. En definitiva, un típico producto de aquellas inferiores “millonarias” que, en su época, se cansaban de sacar jugadores con esa impronta que, para el momento en que él apareció en la primera del club en 1945, ya era todo un sello distintivo de los de banda.
En el seleccionado argentino fue protagonista del triunfo del Sudamericano de Lima en 1957 y luego testigo fundamental del desastre del Mundial de Suecia en 1958. Allí, “otro” fútbol superaba su lentitud de movimientos. Era el principio del fin para su carrera; fue a terminarla a Huracán, donde alcanzó a jugar un par de temporadas y también hizo sus primeras armas como director técnico.
En la memoria futbolera queda el recuerdo de su gran físico -era pesado para moverse, pero muy ágil para pensar-, su calidad para manejar la pelota, sus gritos y algunos golpes, producto de su fuerte temperamento, que le valieron expulsiones y persecuciones de los árbitros.
En la Selección Argentina, entre 1947 y 1958, alcanzó a jugar 26 partidos.
Néstor Rossi, falleció el 13 de Junio de 2007 a los 82 años pero, afortunadamente, resumió sus vivencias futbolísticas y una interminable cantidad de anécdotas en el libro autobiográfico “Yo, Pipo”, realizado en la colaboración del periodista Hernán Ceres.

1 Like

Gracias crack ! uno mas para que cualquier hincha se interiorice leyendo en este thread de algunos grandes jugadores de River olvidados o no reconocidos como se merecen

Una década del último adiós de Sívori

[i]Se cumple un nuevo aniversario del fallecimiento de Enrique Omar Sívori, uno de los máximos ídolos en la institución millonaria. Tras una década de su partida, el hincha de River lo recuerda con mucho cariño, habiendo dejado su huella en una de las épocas más exitosas del club.

Otro año sin el Cabezón Sívori. El 17 de febrero de 2005, el crack que supo salir campeón con la camiseta del Más Grande, se despidió del mundo, dejando en el recuerdo de los fanáticos, sus goles, jugadas y sobre todo su pasión por el fútbol.

Sívori jugó solamente tres años en River, pero le alcanzaron para coronarse tricampeón con La Banda. Arribó a Núñez en Cuarta División y su debut llegó a los 17 años cuando reemplazó al histórico Ángel Labruna. En aquel partido frente a Lanús, también convirtió su primer tanto y rápidamente se ganó el cariño de los riverplatenses.

A partir de ese momento, el Cabezón demostró ser un jugador de jerarquía, formando parte del primer tricampeonato en la historia del Millonario. Además de su gran despliegue en el campo de juego, logró marcar 28 goles en los 63 partidos que jugó con El Más Grande.

Gracias a su gran talento, en 1957 mudó sus goles a Juventus, que pagó 10.000.000 de pesos argentinos por su pase. Con este dinero, el club terminó de construir el Monumental y la vieja tribuna Almirante Brown pasó a llamarse Enrique Sívori, luego de su fallecimiento.

En Juventus obtuvo tres Scudettos y dos Copa Italia, marcando un total de 170 goles en el conjunto de Turín. Por eso, en 1961 recibió el Balón de Oro como mejor futbolista europeo, tras conseguir la ciudadanía italiana.

En 1965 fue vendido a Napoli, donde fue reconocido como uno de los ídolos más grande en la historia del club. El Cabezón también se consagró campeón en la Copa América para Argentina, recibiendo el galardón de mejor jugador del certamen. Luego vestiría la camiseta del seleccionado italiano. El ídolo millonario finalizó su carrera con un total de 228 goles y los riverplatenses estarán eternamente agradecidos por su amor hacia El Más Grande.

El 20 de marzo se estrenará su merecida estatua en San Nicolás, su ciudad natal. Si sos del Millonario tenés que apoyar este proyecto, hacelo ingresando al Facebook del evento y participá.[/i]

http://www.riverplate.com/Noticias/Varios/la-efemeride-de-la-semana/25783-una-decada-del-ultimo-adios-de-sivori.html

5 Likes

Corríjanme si me equivoco pero River no seria el único club argentino en haber tenido a dos balones de oro? (Di Stefano y Sivori)

4 Likes

Creo que estas en lo cierto querido

2 Likes

Ricardo Vaghi

Señor futbolista

[i]Era un señor, un señor dentro y fuera de la cancha. Se portaba como un señor y jugaba como un señor. No sólo eso, es el segundo futbolista más ganador de la historia de River con una cifra nada despreciable, 15 títulos entre 1946 y 1947. Esta es la historia de Ricardo Vaghi…

Nació en 1916, y fue criado en los potreros de Parque Centenario. Sus primeros pasos como futbolista profesional intentó darlos, nada más ni nada menos, que en el eterno rival de los Millonarios. Sí, Boca. Sin embargo, en aquel club no supieron apreciar su capacidad futbolística ya que jugaba poco y nada, por lo que decidió cambiar de rumbo, aunque todavía en su destino no se cruzaba la banda roja.

Tras no quedar en Boca, Vaghi fue a probar suerte en otra institución y se marchó a Almagro, tenía tan sólo 15 años. Allí lo vieron de River, y enseguida se dieron cuenta que ese muchachito tenía futuro y decidieron ficharlo. En ese momento, sin saberlo comenzaba el camino para convertirse en ídolo vistiendo la camiseta del Más Grande.

Tuvo que tener paciencia para dar el primer paso en el fútbol grande pero dicen que lo bueno se hace esperar y así fue. Su debut con la camiseta de River se produjo con 19 años, un día de Agosto de 1935. Ricardo Vaghi jugaba su primer partido con el equipo del Millonario. Entró debido a la lesión de, quien por ese entonces era su compañero, Teófilo Juárez. El encuentro terminó en derrota para los de Núñez por 2 a 0 ante Platense.

Ricardo Vaghi fue tal vez el mejor defensor central de su tiempo, sin embargo, también, fue uno de los grandes olvidados por los técnicos de la Selección Nacional. Aunque parezca mentira, jamás tuvo la oportunidad de vestir la camiseta albiceleste pese a que por su desempeño dejaba en claro que estaba para jugar en el seleccionado.

Su último partido vistiendo la camiseta del Más Grande fue el 24 de noviembre de 1949 cuando River le ganó a Ferro por 1-0, pese a la victoria ese partido no será recordado con alegría por el mundo Millonario. Es que esa tarde Vaghi trabó una pelota y el delantero rival cayó encima de su rodilla rompiéndole los ligamentos y meniscos. Salió de la cancha caminando a duras penas, pero buscando conservar ese porte que lo hizo un caballero distinguido de las canchas. Esa sería la última vez que vestiría la camiseta de abotonada que por aquel entonces usaba River.[/i]

http://www.riverdesdelatribuna.com.ar/notas.php?recordid=6651

2 Likes

JOSÉ ATILIO GRANARA COSTA
River 1927/33 – 5 goles (20 amateurismo) – 14 partidos – 1 título.

Una historia. Una pasión. Una desgracia. La vida misma. Quienes hacemos del ejercicio de la memoria una cuestión ineludible, sentimos en el corazón un latido especial cuando podemos dar a conocer historias como la de este señor, que se entregó entero por la camiseta, hasta que la vida –esa que te da, esa que te quita- le marcó prematuramente el final del camino.
En algún momento de 1906 nació en Buenos Aires José Atilio Granara Costa. La opinión de sus padres y las imposiciones morales de un apellido de su alcurnia, no observaban con buenos ojos que un muchacho de su educación y de su porte, se dedique con tanta devoción al juego del pueblo, mezclándose sin pudores en los potreros con sudorosos empleados portuarios y con algunos inglesitos locos que veían el balompié como una excentricidad.
Algo habrá negociado en el seno de su casa de niño bien, en la calle Ayacucho al 1200, porque mientras se metía de lleno en la Universidad para estudiar la carrera de odontología, seguía dedicándole preciosas horas a la pelota, ya en el Club Estudiantes y luego en Colegiales. Sus evidentes condiciones lo hicieron debutar tempranamente en el fútbol amateur del circuito porteño. Se destacó tanto que River Plate lo sumó como refuerzo para la temporada de 1927.
Fueron 4 buenas campañas vistiendo la tricolor de pique. Tiempos románticos que permitían los deslices propios de una tarea que era más un pasatiempo que una obligación. De mañana, el Doctor Granara Costa atendía a sus pacientes en el consultorio y de tarde caminaba las cuadras hasta Alvear Y Tagle (Hoy la Plaza RepúblicaI Oriental del Uruguay) para entrenar en el reducto riverplatense. Su debut fue el 20 de marzo de 1927 ante Quilmes, y su primer gol una semana mas tarde, en una victoria como local 2-0 sobre Palermo. Fueron 20 los tantos de Granara Costa en el amateurismo. El lock out de los jugadores a comienzos del 31 lo encontró reclamando lo que todos: Ser reconocido como un profesional de la actividad, y recibir paga por ello.
Claro que la llegada de la era rentada opacó en demasía su protagonismo en el equipo. La llegada de algunas figuras, con Peucelle y luego Bernabé a la cabeza, lo ralearon al segundo plano. Granara Costa era un futbolista de estilo depurado, fino, armador de fútbol y con llegada al gol, se movía como insider derecho, pero podía jugar también en otras posiciones de ataque. No obstante, su principal virtud no era la técnica de su juego, sino la corrección y la caballerosidad con que surcaba el campo. Y eso fue ampliamente reconocido, no solo por compañeros y dirigentes, sino también por rivales y espectadores.
Jugó 14 partidos como profesional. El primero de ellos ocurrió el 28 de junio de 1931 ante Chacarita en San Martín. Ese día debutó en River Carlos Peucelle. Anotó el primero de sus cinco goles oficiales ante Tigre el 6 de diciembre de ese año. Jugó su último partido con la banda roja –recientemente reestrenada- el 18 de septiembre de 1932 ante Vélez Sarsfield. Hacía poco tiempo le habían descubierto una grave enfermedad que lo obligaría luego a cortar todo tipo de actividad deportiva. Una de sus últimas grandes alegrías fue dar esa vuelta olímpica en la cancha de San Lorenzo, vestido de civil, festejando el único título de su carrera, y el primero en la vida profesional de River Plate.
Murió el 18 de junio de 1933. Tenía apenas 27 años.

3 Likes

Grandes historias de jugadores que pocos conocen, vamos genteeee, sigan aportando, ayuda a conocer mas y mejor la historia de nuestro club

Marius Hiller - El alemán de River

Marius Hiller, delantero, nació el 05-08-1892 y fue internacional con Alemania. Más tarde trabajó como representante de una empresa suiza de relojes en Argentina, y adquirió la nacionalidad del país, con cuyo equipo nacional jugó dos partidos, en los que marcó 4 goles.

Marius inició su carrera en el 1. FC Pforzheim, de su ciudad natal en el Imperio Alemán, y por motivos profesionales en 1912 (un traslado laboral) ficha en FC La Chaux-de-Fonds. En el año 1913 emigra a la República Argentina, donde iniciaría su carrera debutando con la camiseta de All Boys. Más allá de esa elección, condicionada por ser un desconocido en el país, poco tiempo después tiene la oportunidad de ser transferido al club de sus amores. Desde el primer día explotó su talento, consiguiendo el mejor nivel de toda su carrera. En 1916 debuta con la selección de Argentina, convirtiendo un gol ante Uruguay para finalizar el partido triunfando por 3-1. En 1917 Hiller alcanzó un récord de América del Sur, con 52 goles marcados en 39 partidos jugados. Por motivos familiares regresó a 1. FC Pforzheim en el viejo continente. Más tarde volvería a Argentina y con 33 años terminaría su carrera futbolística, ya sin las luces de sus mejores épocas. Nunca dejó de asistir a la cancha de River, siendo socio vitalicio del club hasta el día de su fallecimiento en 1964. Había jugado 3 partidos en la selección alemana entre 1910 y 1911, anotando un par de veces contra Suiza. Hasta el día de la fecha es el goleador más joven de la selección teutona.

Por desgracia esta es la única foto que se conserva de Hiller en River, junto con sus compañeros de entonces (1917):


Hiller es el último, abajo y a la derecha del lector.

5 Likes

No la tenía esa, Delem.

¿De dónde sacaste la info?

1 Like

Posta, este si que no lo conocía

1 Like

Te cuento que el año pasado enganché un documental de la DW (Tv alemana) y lo nombraron. Cuando escuché River me volví loco, y busqué en algunos libros viejos de un amigo su historia. Este breve resumen es lo poco que conseguí en un par de ellos, y ante la imposibilidad de encontrar otras referencias decidí subirlo ya mismo.

3 Likes

Muchisimas gracias por el aporte entonces crack !

1 Like

Como decís vos Santi, tenemos que comenzar a meter mano en algunas bibliotecas. En algún momento terminaremos haciendo la página sobre historia de River, estoy seguro. Quizá sea un medio para que el club nos pase pelota en algunos temas.

1 Like

1-¿Qué mierda hacías viendo TV alemana? :lol:
2-¿De qué libro lo sacaste?

2 Likes

Era un documental sobre hazañas de los alemanes, y resulta que Hiller es su goleador más joven. Lo enganché de casualidad y dejé el canal porque hablaban de fútbol! Sobre el libro, hay una referencia en un material de Olé que salió durante 2001 (año del centenario). Es como un “diccionario” riverplatense, tipo enciclopédico que toma a todos los jugadores del club en su historia. También hay algo en otro que apareció durante los 80’s en fasículos coleccionables.

2 Likes

Menos mal que se llamaba Marius y no Adolf!

4 Likes