Sigo sin lograr entender qué se le ocurrió al que le puso ese Bridgetone al final del nombre que ya venía siendo largo y fulero, y que con el sponsor en 3er lugar se hace impronunciable. Saben de marketing lo que yo de espeleología.